Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Archivo para la etiqueta “marcel dalio”

La regla del juego

Título: La regla del juego

Dirección: Jean Renoir

Interpretación: Marcel Dalio, Nora Gregor, Jean Renoir, Roland Toutain, Mila Parely.

Francia. 1939

 

-“Me rindo, se puede combatir el odio, pero no el aburrimiento”

-“No puedo raptar a la mujer de mi anfitrión, que me considera su amigo, sin darle una explicación, no olvide que hay reglas”.

-“Es típico de nuestra época, ahora todo el mundo miente, los folletos de la farmacia, los gobiernos, la radio, el cine, los periódicos…¿Cómo pretendes que nosotros, los particulares, no mintamos?”

 

Infidelidades caballerosas

 

Desde agosto de 2012 y hasta el 2022 La regla del juego será oficialmente la cuarta mejor película de la historia según la lista que cada década realiza la revista Sight & Sound consultando a más de 800 expertos. Algo deberá tener cuando profesionales del sector década tras década la incluyen en tan exclusiva lista, pero servidor, aún observando grandes valores en el filme desde luego no la auparía al Olimpo del cine. 

Verán, la película tiene un lado crítico muy corrosivo, un repaso a la alta sociedad francesa de la época, a su hipocresía, sus estúpidos convencionalismos, su mirada ajena a la realidad y su devoción por las fruslerías. Domina también en el lado técnico la profundidad de campo, siendo capaz de desarrollar dos tramas a la vez en un solo plano… pero la trama… que quieren que les diga, no me la creo, simplemente. La historia no deja de ser un vodevil de enredos amorosos, infidelidades y peleas entre cornudos y amantes que en ocasiones rozan lo exagerado y donde la concatenación de casualidades pueden dar lugar al drama. En este cocktail de puñetazos, disparos, confusiones y besos furtivos y donde los personajes femeninos son tratados con cierta ligereza (de cascos) hay uno de los personajes principales, el de Christine (interpretado por Nora Gregor) que se confunde con respecto a quien entre cuatro hombres ama de verdad y la respuesta es a todos y a ninguno… que no me lo creo y punto. Por cierto se le presupone a la película ciertas dotes de comedia, pero mis músculos maxilares no se han movido ni una sola vez.

Los diálogos fluidos e inteligentes, con ciertas sutilezas y dobles sentidos, arreglan en parte el desaguisado del guión y son los que realmente mantienen el interés y que uno no termine por dormirse pues hay algo interesante que escuchar en cada frase… pero de ahí a ser la cuarta mejor pelicula de la historia (Las tres primeras son Vértigo, Ciudadano Kane y Cuentos de Tokio) hay un trecho y muy grande.

Nota: 7

Anuncios

Navegador de artículos