Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Archivo para la etiqueta “Humphrey Bogart”

Casablanca

Título: Casablanca

Dirección: Michael Curtiz

Interpretación: Humphrey Bogart, Ingrid Bergman, Paul Henreid, Claude Rains.

USA. 1942.

 

 

 

 

-“Rick es… un hombre del que yo me enamoraría si fuera mujer. Un ser extraño, misterioso. Así veo yo a Rick. Pero, ¡qué estupidez hablar a una bella mujer de otro hombre”.

-“Si no subes a ese avión, te arrepentirás. Tal vez no ahora, tal vez no hoy ni mañana, pero pronto y para el resto de tu vida”.

-“Los alemanes iban de gris y tú ibas vestida de azul”… aún guardo ese vestido.

-“El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos”.

-“¿Dónde estabas esta mañana?, no recuerdo, hace demasiado tiempo. ¿Qué harás esta noche? Nunca hago planes con tanta antelación”.

-“Le echaré de menos, es usted la única persona en Casablanca que tiene menos escrúpulos que yo”.

-“Confieso que carezco de convicciones, yo voy con el viento”.

-“Señor Rick, se está usted convirtiendo en su mejor cliente”.

-“Si es diciembre aquí en Casablanca ¿Qué hora es en Nueva York?”

-“Me desprecias ¿verdad?… Si llegara a pensar en tì, probablemente”.

-“A nosotros siempre nos quedará París, no lo teníamos hasta que viniste a Casablanca, anoche lo recuperamos”.

-“Louis, creo que este es el comienzo de una gran amistad”.

Y el tiempo pasará…

…y siempre nos quedará Casablanca. Mientras resuena en la introducción del DVD los compases de ‘As time goes by’ me pregunto que podría escribir de esta película que no se haya dicho antes… absolutamente nada.

—————————————————————————————-

“Una película inmortal desde sus avatares de producción hasta su culminación final y posterior presentación en la pantalla grande, que el paso posterior del tiempo la ha elevado justamente a la categoría de mito”. (Alohacriticon)

“Nadie hizo ni hará jamás de perdedor cínico como este hombre y nadie tuvo ni tendrá tanto estilo. Es el personaje por excelencia, un hombre con el que empatizas hasta grados inauditos, el tipo que todos querríamos ser. Ha habido mejores actores que Bogart (Brando, Newman, Hoffman,…) pero ninguno ha marcado tanto al espectador, y la cúspide de su carrera es Casablanca”. (Javier Martínez)

“Por donde se la mire, Casablanca es admirable. El cooperativo guión, la  iluminación, el montaje, la música y hasta el vestuario están puestos (por azar o intencionadamente) a disposición de esta historia de amor, honor y lealtad. A Curtiz le alcanza con la cámara para decirnos casi todo sobre Rick. Registra su poder en esa mano que firma autorizaciones antes de mostrarnos la cara del héroe, nos enfrenta a su soledad, el cigarrillo, esa partida de ajedrez sin contrincante, su vaso de bebida…”  (Eugenia Guevara).

“Un film tan mítico y divulgado que convierte en ocioso y redundante todo tipo de comentario. Sin embargo, y al revés de lo que ocurre a menudo, su mito no se sustenta en razones puramente coyunturales sino en bases muy sólidas: unas memorables interpretaciones, un guión brillantísimo, una música que extrae talento del puro pastiche y una realización que va más allá de la simple artesanía, demostrando una notable inspiración” (Fotogramas) 

“Extraordinaria la rara atmósfera romántica y apasionada de la película. Bogart y Bergman nunca estuvieron mejor” (Enrique Colmena)

“He aquí el mito hecho celuloide, la más grande entre las grandes. Casablanca es la obra maestra absoluta, un icono de la historia del cine merced a un guión sublime sembrado de diálogos insuperables, envuelto en una dirección, puesta en escena e interpretaciones mágicas, que alcanzan el techo del séptimo arte. Puede que nunca se haga una película mejor”. (Pablo Kurt)

…………………………………………………………………………………….

Estos son sólo algunos de los millones de comentarios que se pueden encontrar en la red acerca de la película más mitificada de la historia. La película con mayúsculas. Para mí, lo que siempre me quedará en el recuerdo, son las frases prodigiosas, casi esculpidas en la boca de los protagonistas, de altísima índole literaria, incontestables, sentenciosas, todo un ardid de ingeniería lingüística al servicio del cine y de dos actores irrepetibles con una capacidad de seducción abrumadora.

Tiene en su debe, una factura de bajo presupuesto que llevó a rodar la historia sin exteriores, si no al completo en un estudio y eso se deja notar especialmente en algunas secuencias… pero es que nada es perfecto, ni siquiera Casablanca, pero casi.

Vea el trailer de la película

Nota: 10

Anuncios

Sueños de un seductor

  Título: Sueños de un seductor

  Director: Herbert Ross

  Interpretación: Woody Allen, Diane Keaton, Tony Roberts

  USA. 1972

 

 

 

 Siempre nos quedará Woody

-Entrañable, divertida y diferente. Esta vez Woody Allen deja apartada la dirección para dar cabida a una obra teatral escrita y dirigida por él mismo y que sí se encarga de protagonizar. Se trata de una película que a su vez es un homenaje a Casablanca, de tal forma que a lo largo del metraje nos encontraremos la figura imaginaria de Humphrey Bogart dar consejos a Allen sobre cómo conquistar a las mujeres y que culmina imitando la escena final de la famosa película.

En general la ausencia de Woody Allen detrás de la cámara se echa de menos, en un director que además de tirar de guión tiene cierta habilidad en el manejo de la cámara y talento para moverla de forma adecuada. Aquí no ocurre nada de eso, el trabajo de dirección es bastante neutro, pasable en definitiva pero sin el encanto de las películas dirigidas por el neoyorquino. Esta película es algo rodado de una forma más mecánica.

Lo que no defrauda es el guión, al más puro estilo de Woody, cómico, con frases repletas de genialidad para disparar una historia sencilla sobre las inseguridades con las mujeres de un personaje inteligente pero torpe, y sobre todo entrañable por su sinceridad.

Pese al repetitivo estilo que Woody Allen repite continuamente en el personaje que interpreta, la verdad es que el hecho de desinhibirse de la dirección, parece que deja a Allen más libre en su labor actoral y logra una de sus mejores papeles. Además, el nivel de conexión con el papel que interpreta Diane Keaton es sublime, ambos logran una complicidad pocas veces vista entre personajes en el cine y eso, por supuesto, supone también una conexión íntima con el espectador e intensificar las emociones que propone la película. La química entre ambos es realmente espectacular.

También resulta estimulante la contraposición entre los personajes de Allan (el que interpreta Allen) y el imaginario Bogart que se aparece para aconsejarle en dos personajes casi contradictorios cada cual haciendo uso de su magia personal. El personaje maniático y chistoso que interpreta tiene un cariz aún más peculiar al lado del arrogante y magnético Bogart.

Lo que personalmente no me gusta, es la parodia final de Casablanca, adaptando este filme al mítico clásico del cine. Ahí el homenaje con las continuas citas al clásico, se convierte en algo más vulgar, que no beneficia a la película homenajeada, ni a la homenajeante, que tiene que cometer varios fallos de guión para adaptarse al final mítico de Casablanca.

Pero como digo, lo mejor que nos proporciona Woody Allen es su guión y sus frases para enmarcar de las que dejo una pequeña muestra de esta película:

1)      “Esta sala contiene algunas de las mejores obras de la civilización occidental… pero no hay chicas”.

2)      “¿Qué hace el sábado por la noche?”… me voy a suicidar… ¿Y el viernes?

3)      “Mi vida sexual se ha convertido en algo así como un bosque petrificado”.

4)      “Estoy bien, pero no me vendría mal un vendaje a lo momia”.

5)      “Yo te veo perfectamente, ¿Porqué estás tan llena de síntomas?”

6)      “Soy la vergüenza de mi sexo, debería ir a trabajar a un harem como eunuco”

7)      “Si me necesitas, estaré en el suelo de mi casa con un ataque de ansiedad”.

8)      “En la vida hay otras cosas además de las mujeres, y una de ellas es saber que has hecho algo bueno por un amigo”.

9)      “Yo soy también lo bastante bajito y feo como para tener éxito por mí mismo”

Nota: 6

Navegador de artículos