Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Archivo para la etiqueta “fantasía”

Big Fish

Título: Big Fish

Dirección: Tim Burton.

Interpretación: Ewan Mc Gregor, Albert Finney, Jessica Lange, Billy Crudup, Alison Lohman, Helena Bonhan Carter.

USA. 2003

 

 

 

-“He llamado a todas las floristerías de cinco estados, les dije que era la única manera de que mi esposa se casara conmigo”.

-“No me conoces, me llamo Edward Bloom y te amo. He pasado tres años trabajando para descubrir quien eras, me han disparado, acuchillado y aplastado de vez en cuando, me han roto las costillas dos veces, pero todo ha merecido la pena ahora que te tengo aquí delante y por fin puedo hablarte porque estoy destinado a casarme contigo, lo supe desde el primer momento cuando te vi en el circo y ahora lo se aún con más certeza”.

 

De fábula.

 

Burton organiza un mundo mágico y febril de la mano de su portentosa imaginación. Esta historia sobre un contador de historias en la que nunca se sabe a ciencia cierta que es realidad y que es pura ficción dentro de la ficción, consigue emocionar, corresponder las ansias del espectador, induce a soñar y abrir la sonrisa y la mente. Su muy personal manera de entender el cine, nos deja un catálogo de personajes conmovedores, desde siamesas, gigantes, enanos, enamorados sin límites, pueblos fantasmas o peces centenario, que nos permite observar una película multi-relato, que a través de sus pequeñas fábulas nos transportan hacia un quimérico cosmos. Y  todo ello no nace de una magia predeterminada en el guión, sino de una curiosa relación paterno-filial que hace que el contador de historias protagonista de la película de lo mejor de sí mismo recordando e inventando las vivencias pasadas.

Esta historia multidisciplinar, da pie a Burton a piruetear de plano a plano con una grandiosa agilidad, a saltar de flashbacks en flashbacks de forma versátil y agradable para el ritmo de la película, no falta la emoción y no hay cabida para el aburrimiento en la forma de rodar de este cineasta en el alambre.

Eso sí, hay que ser un buen fan de Burton o del cine fantástico para que la película resulte verdaderamente explosiva a ojos del espectador, y es que por un lado, el animoso guión es rayano al desvarío y al dislate, aunque en mi opinión y de forma sorprendente aguanta bastante bien sobre la cuerda floja en la que se mueve. Del mismo modo, la película tiene mucha, mucha azúcar, especialmente en la historia de amor y a los que le vaya el cine más aguerrido se verán empapados por un baño de almíbar, muy pegajoso, aunque afectivo para lo que se quiere contar. Este hecho hace que en esta película, se pierda una de las características esenciales del cine de Burton, el humor negro y la escenografía gótica que le dan ese toque especial a las películas de este director, desaparece en este ‘Big fish’.

Del mismo modo, la película resulta muy irregular, es cierto que la versatilidad de las diferentes historias y escenas permite un vaivén muy apetecible un carrusel pintoresco sobre el que galopar con la melena al viento, pero no es menos cierto que no todo lo que nos cuenta tiene el mismo poder de seducción, con historias maravillosas y otras que resultan un salto al vacío después del éxtasis de la anterior.

 

Nota: 7

Anuncios

Léolo

Título: Léolo

Dirección: Jean-Claude Lauzon

Interpretación: Maxime Collin, Gilbert Sicotte, Ginette Reno, Julien Guiomar.

Canadá. 1992

 

 

 

-“Hasta donde alcanza mi memoria, los olores y la luz habían soldado mis primeros recuerdos. Mi abuela había convencido a mi padre de que la salud florece al cagar, asi que todos los viernes nos sometíamos a un tratamiento de choque a base de laxantes para purificarnos de todas las enfermedades del mundo”.

-“Había empezado a escribir todo lo que se me pasaba por la cabeza, los miembros de mi familia se habían convertido en personajes de ficción y hablaba de ellos como extraños”.

 

La insondable imaginación putrefacta

 

“Porque sueño, no lo estoy”… Así comienza esta desconcertante película, extraña mezcolanza entre lo grotesco y lo deliciosamente lírico que se desarrolla paralelamente en un alarde de imaginación, como una centelleante historia de realismo mágico deliberadamente ensuciada y enmohecida, una maravillosa ‘rara avis’ del cine, peculiar y originalísima.

La historia de este niño brillante con una portentosa imaginación, inmersa en una familia de locos (dementes literalmente) es una lucha continua entre el genio, la vivacidad y la poética que desprende el pequeño Leolo, contra el ambiente deprimente, escatológico y negativo en el que se desenvuelve. En ese aspecto, esa fotografía sucia, granulada, con ese aire de retrete encarnizado y esa escenografía casi perversa con animales asquerosos y vísceras a modo de juguete sexual forman el ambiente perfecto para el desarrollo ambivalente de la película. Ese escenario putrefacto termina por devorarlo todo, por abigarrarse a la pituitaria abierta del espectador pero en el corazón del filme la sonrisa del pequeño, sus ocurrencias y su alma libre, siguen siendo un tesoro entre la mierda.

El comienzo del filme es asombroso y fascinante envolviéndote en una especie de fábula irónica, de fantasía rebelde y poderosa. Ese alarde inicial de imaginación va perdiendo fuelle y retrata los mismos puntos fuertes del principio, pero éstos son tan originales e interesantes que el guión mantiene el tipo, sin tantas brillantez como en su inicio, claro está.

Los personajes están muy elaborados en su locura, marcados psicológicamente, pero también personalmente con sus manías y miedos con ese toque onírico, camino del delirio, de lo estrambótico, pero al mismo tiempo con un aura de realidad en los pasillos del psiquiátrico que acongoja.

En ese mundo al filo de la navaja la verdadera maravilla se esconde tras los sueños, las ilusiones, los paisajes literarios de Léolo, su amor ‘italiano’ Bianca, su liberación de la locura, su lucha sin fin por escapar.

Deliciosamente enigmática, Léolo es desde luego una película única y elocuente, con un guión intenso pero firme, pese a lo abstracto y lírico de lo que trata de representar, un filme diferente que sorprende desde sus primero planos, algo que todo el mundo debería ver para comprender lo insondable del universo del cine, las múltiples posibilidades que ofrece… en uno de sus vértices está esta película.

 

Nota: 8

Navegador de artículos