Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Archivo para la etiqueta “cine independiente”

Easy rider (Buscando mi destino)

Título: Easy rider (En busca de mi destino)

Dirección: Dennis Hopper

Interpretación: Peter Fonda, Dennis Hopper, Jack Nicholson, Karen Black, Antonio Mendoza, Phil Spector.

 USA 1969

 

 

 

-“Sí desde luego, todo el mundo quiere ser libre, sí. Pero una cosa es hablar de ello y otra muy diferente es serlo. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. Claro que no les digas jamás que no son libres, porque entonces se dedicarán a matar y a mutilar para demostrar que lo son”

-“Vengo de una ciudad, no importa cual, todas son iguales”.

 

Libertad huraña

 

Tiene más de reflexión, de parábola filosófica, que de película, pero lo cierto es que a finales de los convulsos años 60 esta extraña road movie aderezada con hippies, drogas, Choppers, y nefastos prejuicios sociales fue un auténtico film de culto porque buscaba la auténtica esencia de la libertad y cortaba de un hachazo la hipocresía que se escondía detrás de un estilo de vida que se autodefinía como libre per se. Hay mensaje, contra el miedo a ser libre, la avaricia, la segregación racial, los falsos estereotipos, contra la América rancia y reaccionaria… pero también hay poco guión, en realidad sucede muy poco y especialmente el final, aunque necesario, es especialmente perverso, una manera poco medida de dar el final concreto que debe tener el filme, y muy vasto, un buen guión debería haber buscado algún modo más inteligente de que los dos protagonistas encontraran su destino y la verdadera acción está sólo en el final, en el resto del filme apenas pasa nada más, eso sí, va dejando pequeños retazos para que los más avispados puedan encontrar la verdadera esencia de la película.

En realidad tal vez hace esto Dennis Hopper porque el verdadero final está cinco minutos antes de la secuencia final, en una conversación aparentemente intrascendente en la que se ancla el mensaje que se quiere transmitir y que ya deja a los personajes a su suerte.

Las interpretaciones más bien estereotipadas de Peter Fonda y Dennis Hopper encuentran la suerte de contar con un secundario magistral, un joven Jack Nicholson que demuestra lo que valdrá en el futuro como actor, en un papel de abogado borracho, que también sueña con la libertad y cuya aparición (no casualmente) se inicia en la cárcel de una pequeña población.

Lo mejor de la película son, por un lado, sus apabullantes paisajes desérticos en una muy cuidada fotografía que aparece a lo largo del recorrido de los dos jinetes de Choppers, el otro elemento que hace destacable la película es su banda sonora con temazos rockeros de la época que se adaptan a la perfección al sentido que trata de aportar la cinta, con el ‘Born to be wild’ como escaparate perfecto para que el espectador aspire las mieles de una humanidad sin aparentes ataduras en la piel de estos melenudos.

También tiene una escena para el recuerdo, una extraña secuencia que merece entrar en los anales del cine. El rodaje de los efectos del LSD en un grupo de personajes, resulta en mi opinión fascinante. La manera de rodar esta inmersión en el inframundo de las alucinaciones, con trávelings circulares, elipsis, sonidos que no se corresponden con las imágenes… constituyen la esencia de la extraña sensación que deben tener los personajes perdidos entre el mundo real y el ilusorio, el efecto es verdaderamente desconcertante y asombroso.

 

Nota: 7

Vea el trailer de Easy Rider

Persona

Título: Persona

Director: Ingmar Bergman

Interpretación: Liv Ullmann, Bibi Andersson, Margathera Krook, Günnard Björnstrand.

 Suecia. 1966

 

 

 

-¿Crees que no lo entiendo? El sueño imposible de ser, no de parecer, si no de ser, conciente en cada momento, vigilante. Al mismo tiempo el abismo entre lo que eres para los otros y para ti misma. El sentimiento de vértigo y el deseo constante de al menos estar expuesta, de ser analizada, diseccionada, quizás incluso aniquilada. Cada palabra una mentira, cada gesto una falsedad, cada sonrisa una mueca”.

-Estabas realmente asustada ¿verdad? Durante un segundo has estado verdaderamente asustada no? Un verdadero miedo a la muerte. Pensaste que Alma se había vuelto loca ¿Qué clase de persona eres tú?

-Puedes ser una la misma persona a un tiempo. Quiero decir ¿yo era dos personas? Dios que tonta soy.

-No tiene sentido, él y yo no encajamos. Después una tiene mala conciencia por las cosas pequeñas.¿Tu lo entiendes?, ¿Qué pasa con todo en lo que crees? ¿No es necesario?

Pulso mental

Difícil, críptica con toques surrealistas y con un guión más intuitivo que narrativo, Bergman nos regala una película complejísima, inabordable, densa y con momentos fascinantes. El maestro sueco juega con el espectador avasallándolo con una reflexión sobre el propio cine durante los primeros cinco minutos, donde inicia su periplo con impactantes imágenes inconexas, comportándose como un demiurgo que mueve a su antojo los elementos. Luego comienza la historia que sirve de guión principal, una actriz pierde la voz durante una representación por una extraña enfermedad mental y queda al cuidado de una enfermera que para animarla a recuperar la cordura le habla constantemente contándole sus intimidades y temores, un autopsicoanalizándose a ojos de la actriz. Esta historia aparentemente sencilla se enreda formalmente de tal forma que los últimos 15 minutos de la narración resultan absolutamente incomprensibles, donde las barreras entre la realidad, el sueño, o los deseos se funden sin que el director trate siquiera de separarlos narrativamente. Las dos protagonistas sufrirán una especia de proceso de transmutación en la que sus personalidades convergerán de una forma misteriosa y enigmática, que insisto, el director no tiene ni el más mínimo interés por explicar. Si necesita comprender una película para disfrutarla no vea jamás Persona, se aburrirá y desilusionará a partes iguales, llegará a odiarla, si puede pasar por disfrutar de la forma y tratar de intuir el contenido, que se presta a múltiples interpretaciones, podrá disfrutar de unas actuaciones solidísimas capaces de sostener la película y transmitir fortísimas emociones. Las dos protagonistas mantendrán un pulso interpretativo y mental agotador y efectista que resulta admirable y muy persuasivo, tanto Liv Ullmann como Bibi Andersson rayan a un gran nivel.

Podrá también disfrutar de una fotografía maravilloso, potente, escurridiza a veces, y creando un ambiente siniestro en una película marcada por muchos primeros planos en los que se derraman las sombras con un efecto dramático imponente. Podrá asistir al ingenio narrativo del genio Bergman, con planos que posteriormente ni siquiera se han atrevido a copiar. La cara creada con las dos mitades de la protagonista al efecto de recoger la transmutación de la protagonista, la cara de perfil en primer plano tapando la mitad de la otra cara al fondo (efecto copiado por Abba en uno de sus famosos videoclips) o el hecho de repetir dos veces una conversación (Una desde el punto de vista de cada una de las protagonistas) sin necesidad de recurrir al plano-contraplano, son algunos de los recursos más famosos que se exhiben en este filme y que ya han quedado para la historia del cine.

Sugerente pero incomprensible, libérrima pero exasperante, hoy por hoy es una de las películas más complejas jamás realizadas y un orgullo para el cine independiente, referente para muchos directores que se han dejado arrastrar por su belleza formal y su atrevida puesta en escena sin importarles que la historia realmente tenga algún sentido o alguna intención más allá de la cabeza del director.

 

 

 

 

Vea el trailer de Persona

 

 

Nota: 7

Vidas cruzadas (Short cuts)

Título: Vidas cruzadas (Short Cuts)

Dirección: Robert Altman

Interpretación: Madeleine Stowe, Julianne Moore, Jennifer Jason Leigh, Tim Robbins, Frances McDormand, Bruce Davison, Matthew Modine, Anne Archer, Chris Penn, Fred Ward, Jack Lemmon, Andie McDowell, Peter Gallagher, Tom Waits.

USA. 1993

 

 

 

-“Aún sigo esperando que algún día la verdad se sepa y ella lo entenderá porque ambos sabemos que aquello nunca ocurrió”.

-“Me llama el obispo de mis padres y me pide una cosa rara, un rollo de incesto con una niña de ocho años”.

Tela de araña

Tejer historias desentraña una enorme dificultad y más si, como en este caso, se realiza con nueve hilos diferentes. Por eso Short Cuts es icono de las películas corales con personajes y situaciones que se entrecruzan hasta lograr un entramado social áspero y muy crítico, un amplio grito de horror hacia una sociedad norteamericana que se desmadeja, que deja cabos sueltos, egoísta, violenta, adultera, reprimida, ambiciosa y solitaria. Para todo eso y mucho más da el maravilloso enjambre de actores que dan vida a estas pequeñas historias, muchos de ellos de segunda fila cuando se hizo esta película y que saltaron con posterioridad a la fama, pues el trozeado guión de ‘vidas cruzadas’ mantiene la virtud de rellenar los espacios vitales de muchos y muy diversos personajes con necesidades y problemas diferentes, e incluso posiciones sociales diferentes, que se tocan tangencialmente cuando en un momento dado la vida los une, aunque sea por unos momentos, para construir esa tela de araña bella pero cruel que la película nos va dejando. Cada una de las historias tiene su particular interés pero sobre todo son los personajes los que ejercen la atracción del relato. Para recordar la telefonista erótica que hace correrse a sus clientes mientras le cambia los pañales a su hijo, el pastelero macabro, la violonchelista suicida, el maquillador de atrezzo salido, la camarera solitaria que aguanta a un borracho… todos ellos están salidos de la mente de Raymond Carver el autor de los nueve cuentos sobre los que se basa esta película y a los que un director como Robert Altman sabe dar un toque especial. Por supuesto, que todo esto no sería posible sin un trabajo de montaje realmente preciso y delicado, para componer una multi-historia que no se quiebre en ninguno de sus engranajes, pues un solo fallo daría al traste con todos los demás y eso afortunadamente no ocurre. En la película todos los personajes tienen oportunidad de desarrollarse aunque sólo sea en alguna de sus facetas (aunque al dividir las tres horas de cinta entre todos, caben a muy pocos minutos) y pese a la disparidad de situaciones y de estilos de vida que representan los que participan en este juego, la comunión entre todos parece perfecta.

Se echa de menos, no obstante, que, en una historia donde los personajes y las palabras juegan un rol esencial, los diálogos cobren algo de más fuerza, a veces parecen nimios incluso en las situaciones de cénit que vive cada uno de los personajes y al mismo tiempo, aunque las historias se van equilibrando poco a poco, la presentación de tan compleja trama se alarga demasiado y pasan demasiados minutos para cogerle el hilo de la historia y comenzar a desenmarañar tan traviesa estructura narrativa.

Merece la pena esperar pues el objetivo es interesante e incluso brillante si lo llevamos al terreno de la introspección social que pretende llevar a cabo, de una sociedad norteamericana, enferma, obsesiva e infectada de virus morales que la arrastran a una decadencia vital de la que no puede escapar, con esa manada humana que deambula errabunda por Los Ángeles, signada por el fracaso, estigmada y acomplejada, una masa de podredumbre anodina en su cotidianidad e incapaz de afrontar algún hecho ligeramente extraordinario.

 Vea el trailer de Vidas Cruzadas

Nota: 8

Bienvenidos a la casa de muñecas

Título: Bienvenidos a la casa de muñecas

Dirección: Todd Solondz

Interpretación: Heather Matarazzo, Angela Pietropinto, Victoria Davis, Christina Brucato.

USA 1995

 

 

 

 

 

 

 

-“Mañana en el mismo lugar a la misma hora, no faltes, es tu violación”.

-“Me largo de aquí, quién sabe, tal vez si trafique con drogas ahora”.

Púberes y complicados.

Fascinante radiografía de la juventud estadounidense sobre las complicaciones de una niña de once años que vive la crudeza de las circunstancias y especialmente de sus compañeros de clase en su incipiente despertar sexual. Es un relato ácido, pero con toques de humor negro, con críticas punzantes acerca de los estilos de vida de una juventud perversa, jerarquizada y egoísta.

Al contrario de lo que ocurre en otros relatos de Solondz, la película narra la normalidad, no la excepción o la aberración como ha llegado a hacer en otras películas que pecan de abrir demasiado la herida. Aquí el amargor es más sereno y por tanto más verosímil y la naturalidad con la que se desencadenan los acontecimientos es de agradecer, pero tampoco con autocensuras o puritanismos, Solondz pone encima de la mesa todo lo que hay que poner, en bruto y sin atenuantes, si la historia es más moderada que en otras películas es porque su propia naturaleza es así, no porque se guarde algo bajo la manga. Aún así sigue teniendo el sello de crudeza de este director, todo basado en el guión (lo que deja premeditadamente al aspecto técnico en un segundo plano) en dar profundidad a unos personajes siempre jóvenes, someterlos a presiones cotidianas y apretar un poco las tuercas del relato en cada giro de la narración para que cada vez  el espectador quede más enganchado a la trama, que se desarrolla en escenarios muy cotidianos (el colegio, el hogar familiar, las calles de la ciudad…) para que todo incida en la veracidad de lo que nos cuenta sin tapujos.

Muy buena la interpretación de la jovencísima actriz que tiene que lidiar con un papel realmente complicado de niña ‘gafapastas’, mancillada, superada por la presión y que trata de expresar sus primeros ataques de libido con escasa fortuna. Su papel vejado consigue dotar de a un mayor expresividad y dramatismo a la película.

Quizás la película tenga mejores aspectos en los sociológico que en lo cinematográfico, pero al fin al cabo, el objetivo de impresionar, de despertar el interés (el ritmo es muy preciso y no aburre en ningún momento) y su capacidad para incomodar y dejar un regusto amargo en el espectador se consigue con creces y solo por eso es una película digna de ver y de estudiar. 

Nota: 8

Navegador de artículos