Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Archivar en la categoría “Rusia”

El arca rusa

Título: El arca rusa

Dirección: Alexander Sokurov

Interpretación: Sergei Dreiden, Mariya Kuznetsova, Leonid Mozgoboy, David Giorgobiani, Aleksdr Chaban.

Rusia 2002

 

 

 

-“Es sorprendente lo bien que hablo ruso”

-“A veces, prefiero hablarme a mí misma. Esa pintura y yo tenemos un secreto”.

-“Los buenos escritores siempre tienen un hermoso cabello”.

-“Estamos destinados a navegar para siempre, a vivir para siempre”.

Steady-cam husmeadora.

En 2002 un director ruso sorprendió al mundo. La novedad que presentaba fue la primera película rodada íntegramente en un solo plano secuencia durante 96 minutos todo gracias a los prodigios técnicos de la Steadycam y de los discos duros de ordenador capaces de almacenar las imágenes sin necesidad de recurrir a rollos de cinta. La cámara móvil husmea por la habitaciones, encuentra recovecos y  planos que destacar, baila, se arremete entre la multitud, gira, sube y baja escaleras y todo ello de forma subjetiva encarnando a un personaje a través de sus ojos al que jamás llegamos a ver. Así Sokurov logró el sueño que ya intentará el gran Hitchcock en La soga, filme que estaba concebido como un plano secuencia pero que los impedimentitos técnicos de la época (los rollos de celuloide sólo duraban 10 minutos) y que por supuesto supone todo un desafío técnico una proeza que ya es por sí sólo algo digno de visualizar por los cinéfilos. 

Pero… ¿Qué tiene ‘El Arca Rusa’, además de un plano-secuencia, para destacar también en festivales internacionales y entre la crítica? Pues verán, he leído una denominación sobre esta película con la que no puedo estar más de acuerdo, es un hermosísimo tostón. La película es extremadamente preciosista, el paseo por los salones del Hermitage de San Petesburgo con una luz maravillosa para realzar sus obras de arte a través de las 35 habitaciones por las que se mueve con soltura la Steady, la utilización de un gran número de personajes y hasta 800 extras disfrazados de época reviviendo otros tiempos en el palacio de invierno, la increíble escenografía en vajillas y utensilios, las tres orquestas que se utilizan elevando piezas clásicas en riguroso directo…. Todo está encaminado para deleitar los sentidos, el paladar artístico del espectador. ¿Y cuál es el problema, entonces? Pues para empezar la película no se enciende, el paseo por el Heritage a lo largo de cuatro siglos de historia en una especia de bucle espacio-temporal que no se sabe de dónde viene, no es muy convincente, y menos aún si no eres un auténtico experto en cultura y arte rusa en el periodo zarista, porque de lo contrario, te perderás en las referencias a las que se refieren los personajes.

En segundo lugar, la ostentación de arte y sabiduría que se hace a lo largo de toda la película resulta recargada y pedante, demasiado para soportarse a lo largo de los 96 minutos de duración. En tercer lugar la película es aburrida de por sí, el guión que lleva a un antiguo diplomático europeo a recorrer salones y a admirar el arte de cada una de las estancias, no es un gran plan en principio, y más cuando empieza a repetirse y es que la historia es algo totalmente secundario en el filme.

La película es una auténtica proeza estética, un rutilante tesoro artístico y una increible filigrana técnica, pero hay mucho de sopor también, para verla una sola vez.

Vea el trailer de El arca Rusa (ENG)

Nota: 5

Navegador de artículos