Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Archivar en la categoría “Kazajstán”

Mongol

Título: Mongol

Монгол

Director: Sergey Bodrov

Interpretación: Tadanobu Asano, Aliya, Tegen Ao, Ying Bai, Khulan Chuluun, Bao Di, Bayertsetseg Erdenebat, Deng Ba Te Er, Sun Honglei.

Kazajstán. 2007

 

 

-“No menospreciéis al cachorro débil, podría convertirse en un tigre feroz”.

-“No digas a nadie que hemos ido a la guerra por una mujer”

-“Los mongoles necesitan leyes que obedecer yo haré que las cumplan aunque para ello tenga que matar a la mitad”.

Cuarto y mitad de Genghis Khan

Me llamó la atención la oportunidad de ver una película Kazaja con aires de superproducción y nominada al oscar a la mejor película de habla no inglesa y me decidí a verla. Realmente la película tiene un toque más hollywoodiense que europeo o asiático, los tintes épicos de la historia, las grandes batallas (algunas de ellas digitalizadas por ordenador al más puro estilo de El señor de los Anillos, o 300) la sangre salpicando a cámara lenta con la música suspendida y el metal tañendo en cada choque, hacen de Mongol una película efectista, facilona en muchos aspectos y que en muchos momentos utiliza el llamamiento a la violencia como elemento catalizador para despertar el monstruo interior del espectador. 

Tiene sin embargo dos ventajas con respecto a la industria cinematográfica estadounidense y de las que puede presumir, por un lado una factura técnica envidiable, con una fotografía sobresaliente de los paisajes de la estepa mongola,  tanto en la arena del desierto, como en la espesa nieve, en el sol deslumbrante o en la tormenta azabache… las variedades y contradicciones de los paisajes y el clima de la zona dan para desarrollar todo un inmenso corolario de imágenes y posibilidades de iluminación muy bien aprovechados por el destacamento técnico de  la película que logra una ambientación sobrecogedora que amedrenta con su sólo visionado, a los que hay que añadir buenos trabajos en maquillaje y vestuario. La segunda punta de lanza de la cinta para convencer a la crítica que tiene este filme y que no suele tener el cine norteamericano es el viaje interior del protagonista, la capacidad para captar el alma del protagonista de la película, todo ello en detrimento de las grandes gestas o de las heroicidades…. La película dedica más tiempo a la niñez del personaje, a sus reflexiones, a su capacidad para impartir justicia, que a sus logros militares, se dedica a espolearlo en su faceta de persona con una profunda alma, con visiones e intenciones de ídolo multicultural. El legendario hombre forja más su leyenda con corazón que con espada, en la derrota y en el dolor antes que en la victoria y esa profundidad del personaje también es un baluarte para el filme.

Pero vamos ahora con lo que destroza el filme… un guión aplastado por el espacio-tiempo, que tiene demasiado que contar en dos horas, que tiene que omitir pasajes esenciales para la comprensión de la historia y que sin embargo se detiene en elementos poco significantes. Lo más llamativo de la historia es que después de 1 hora y 40 minutos en los que el héroe forja su personalidad a base de catástrofes, derrotas y malos designios del destinos, logra conformar en 15 segundos y de la nada un ejército bien pertrechado y con miles de seguidores envalentonados…. Eso es solo un ejemplo, pero en realidad de la vida y la capacidad militar del personaje, falta mucho, las elipsis en su vida son constantes y el guión ni siquiera intenta explicar todas las partes que quedan eclipsadas. En definitiva, la historia transcurre a salto de mata, totalmente deslavazada y con un montaje también poco acertado que no contribuye a enlazar las escenas o a dar algo más de coherencia a la historia. Los diálogos, nada acertados están totalmente encajonados en el tópico en la épica fácil y desgastada o en el sentimentalismo barato (en ese aspecto si mira mucho hacia Hollywood) y son otra parte de un guión que en general está mal estructurado y que hace que una película prometedora baja muchos enteros, porque al final, el efecto es fallido en cuanto a la creación de un personaje mítico y convencional en cuanto a los métodos narrativos, cono poca veracidad histórica, aunque de una belleza casi hipnótica.

Vea el trailer de Mongol

Nota: 5

Anuncios

Navegador de artículos