Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

My Sassy girl

Título: My Sassy girl

Dirección: Kwak Jae-young

Interpretacción: Cha Tae-hyun, Jun Ji-hyun

Corea del Sur. 2001

 

 

 

-“Pensé que esa chica quizás me estaba haciendo una jugarreta, pretendiendo estar borracha y vomitando, para aprovecharse de mi dado mi estado de confusión”

-“Primero: no le pidas que sea femenina. Segundo: no dejes que tome más de tres copas, o le pegará a alguien. Toma café en vez de Coca-cola, si te golpea, finge que te dolió. Si te duele, finge como que no. Cuando cumplan 100 días juntos, dale una rosa durante su clase, a ella le gustará. Asegúrate de aprender esgrima y squash y estate preparado para ir a prisión un par de veces. Si te dice que te va a matar, no lo tomes a la ligera. Si le duelen los pies, intercambia el calzado con ella y por último, le gusta escribir, aliéntala a que escriba”.

-“Dos años han resultado ser no tanto tiempo, solo perdí mi tiempo pensando en estupideces como en si estábamos destinados a encontrarnos”.

-“¿Sabes que es el destino?… construir un puente de posibilidades para quién amas.

 

Pachelbel  y el destino

Me rindo. Uno que siempre mira con cierto escepticismo las comedias románticas y que aborrece el espíritu ñoño que se esconde tras Hugh Grant y Sandra Bullock, se topa de repente con una película coreana, basada también en los mismos actos románticos y en la fuerza del destino, pero en un formato absolutamente diferente, con unos personajes alocados y alejados de los canones, con un estilo más jovial, un humor que roza el absurdo y donde sustituyen los besos por tortazos para evitar un filme demasiado enpalagoso…. y claro, caigo rendido. La película está dividida en dos partes y un epílogo.

La primera no pasaría el corte del aprobado, las actitudes de los personajes y la extrañísima relación de ‘noviazgo’ que ambos mantienen la aleja del espectador, ahí se explota más la comedia que el romance y algunas de las situaciones que se plantean rozan el ridículo, aunque el magnetismo que emanan los dos protagonistas, especialmente la visceral chica, te mantiene al otro lado de la pantalla.

La segunda parte es la que realmente engancha y emociona, es pastelosa sí, pero irresistible, hasta ablandar el corazón de un asesino en Harley Davidson con su petaca de Jack Danields y un Lucky Strike en la boca. Hay escenas sublimes para recordar, originales, atrevidas y emocionantes que empiezan a labrar en la película un espíritu de tener algo más que una típica comedia romántica, y es cuando entra en juego también el aderezo de la música, con el ‘Canon’ de Pachelbel al piano y el ‘My Girl’ de The Temptations, que te pueden llevar a volar en sus respectivas escenas… pero eso no es todo, queda el epíligo, original, sorprendente  y fascinante que suponen un cenit perfecto para dejar la película en toda la boca y dibujar una sonrisa en los labios. Asi que o me estoy volviendo gay o realmente queda algo por salvar en este género, que nunca creí que llegara a sorprenderme e incluso a admirar. Asi que dejen que sus 21 grados de alma se hinchen, masajeen sus corazones y sueñen un poco con eso llamado Amor y que en esta película adquiere su propio significado.

Nota: 7

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: