Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Nueve reinas

Título: Nueve reinas

Dirección: Fabián Bielinsky

Interpretación: Ricardo Darín, Gaston Pauls, Leticia Brédice, Tomás Fonzi, Elsa Balaguer, Celia Juárez.

 Argentina 2000

 

 

 

-“Claro que puedo comprarlo, pero también puedo no comprarlo, como harían todos si pudieran”

-“En realidad las estampillas me recuerdan bastante a mi marido, cuadrado, pegajoso…”

-“Putos no faltan, lo que faltan son financistas”

 

Cepos, trampas y falsificaciones

 

Ingeniosa, muy atractiva y entretenida, pero decepcionantemente tramposa. Bielinsky ejerce de trilero en una película sobre timadores profesionales, en la que callejea por diferentes posibilidades, manipula al espectador, lo lleva a su terreno perdiéndolo entre falsas apariencias, juegos desorientativos  y caminos esquivos para embelesar al espectador con una trampa gigantesca en la que el embrollo se convierte durante casi todo el film en una magistral pieza de guión donde casi nada es lo que parece. Pero la propia película esconde un truco, una carta en la manga que más que un as, es una triste sota de bastos. Cerrar tal telaraña de ficción con un mínimo de coherencia, verosimilitud, o cuanto menos honestidad, se hace extremadamente difícil, y ahí Bielinsky no pasa la prueba. Todo resulta ser una farsa, un vil intento de impresionar con elementos nada creativos en un final hecho para justificar toda la emocionante bola de nieve creada anteriormente, pero que se derrite en un flash, porque no hay sentido para el burdo truco final (nada que ver con El Golpe, que trata el mismo tema pero se ayuda de un final apoteósico).

Esta es la decepción, pero durante la película sí hay bastante elementos de intriga, sorpresas, giros imprevistos y una hábil conducción de las sensaciones del espectador que llevan al entretenimiento sin freno, todo ello acompañado con una muy buena interpretación de Ricardo Darín, de lo mejor que ha dado el país en cuestión cinematográfica y que en este filme destaca sobre los demás.

En cuanto a la dirección y los elementos técnico-artísticos, pues pasan con más pena que gloria, no hay nada destacable en este ámbito en una película en la que todo pasa por un guión resultón y motivante, dejando el resto en un segundo plano y haciendo lo justo para acompañar a la historia de adrenalina y pasión por el timo que nos trae esta curiosa película.

Aunque no lo parezca a simple vista, la cinta también tiene un trasfondo social. Las tretas y argucias de los protagonistas para poder estafar el dinero a la gente y la proliferación de timadores en las calles de la ciudad, también son en cierto modo un indicativo de la situación económica de un país que en el año 2.000 estaba acuciado por una grave crisis económica, por lo que la gente tenía que lanzarse al mundo de la delincuencia para poder llevar el pan a casa. Esto sin embargo, aparece en una esfera muy secundaria y reconocible sólo por oriundos argentinos, ya que para un espectador de fuera aparecer totalmente desapercibido.

 Vea el trailer de Nueve reinas

Nota: 5

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: