Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Forrest Gump

Título: Forrest Gump

Dirección: Robert Zemeckis

Interpretación: Tom Hanks, Robin Wright Penn, Gary Sinise, Mykelti Williamson, Sally Field, Rebecca Williams, Michael Conner Humphreys, Harold G. Herthum

 USA. 1994

 

 

-“Ella me habló de como había aprendido a expandir su mente y a vivir en armonía, que debe ser algún sitio en el oeste porque se fue hasta California”.

-“Mamá siempre decía que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”.

-“La verdad es que aunque yo siempre iba corriendo nunca pensé que eso me llevara a ningún lado”.

-“Puede creerlo! Después de sólo cinco años jugando al futbol recibí un título universitario”.

-“La bala me dio en el pompis, decían que la herida valía un millón de dólares, pero debió quedárselo todo el ejercito porque yo aún no he visto ni un centavo”.

-“Yo no soy muy listo, pero sé lo que es el amor”.

Mirada de Bombón

La crítica suele encumbrar a aquellos directores o películas que consiguen que el espectador consiga verse a sí mismo en la pantalla en un acto de catarsis con la obra que sólo el cine puede conseguir (Por algo dedico tanto tiempo a esto). En efecto hay raros casos donde el espectador se identifica plenamente con un personaje de ficción y consigue comprender sus anhelos, sus ilusiones, y cree haber sufrido las mismas idas y venidas del destino que suceden al otro lado de la pantalla. Eso es muy loable en sí, pero hay otros casos, aún más extraños, en las que el director logra que veamos el mundo, en toda su amplitud, a través de los otros personajes. No somos nosotros mismos al otro lado, no pretende que nos identificamos, es otra persona, pero lo terminamos queriendo como a un hermano o a un buen amigo. Eso es aún más difícil de hacer, tener la sensación de realidad plena sin necesidad de recurrir a nuestras propias experiencias, sino a las de un tercero, una persona tan especial que nos encandila, a la que en cierta forma admiramos. Eso es lo que ocurre con Forrest Gump, con el aliciente de que en este caso, esa persona maravillosa a través de la que vemos otro modo de vida es un deficiente mental.

Sólo recuerdo otra película con la que haya logrado tal grado de empatía sin recurrir a mis propias emociones: Amelie. En ambos casos nunca me creería el personaje desde fuera, ambos son tan ‘extraños’ que la comunión con ambos se hace difícil, pero a través de su cerebro todo cobra sentido y la película logra transmitir sus emociones.

Ese es el principal valor que tiene esta excepcional película y para hacer viable el proyecto necesitamos nuestro ‘Audrey Tatou’ particular, es decir una interpretación impecable. Eso es lo que consigue Tom Hanks, una actuación estelar de un personaje sorprendente, potencialmente inverosímil que consigue trasladar su propio microcosmos a la pantalla para que nos emocionemos con sus vivencias.  A la actuación de Hanks hay que sumarle un guión realmente fino e hilado que repasa de una forma sencilla (como vista por un retrasado mental) la historia de los Estados Unidos, repasando todos los acontecimientos históricos de las últimas décadas, desde una visión más humana, casi infantil, que la hace realmente maravillosa, de una forma aséptica sí, con un tono nada crítico, pero el que necesita la burbuja en la que vive el personaje.

A esto se le une una habilidad tremenda para la utilización de la música, un piano para los momentos emotivos y una banda sonora para situarnos instrumentalmente en cada momento de la historia de los Estados Unidos que repasa y que resulta acertadísima en mi opinión.

Hay críticas que señalan a Forrest Gump con el dedo, acusándola de ñoña, ultraderechista y patriotera… y en buena parte tienen razón, pero la cuestión aquí es que el director no trata de adoctrinar, no quiere que nuestro yo se vea reflejado en esos sentimientos, son los de otro, no tiene porque haber comunión ni comulgar con las ideas en el cine. Tal vez esas ideas yankis y edulcorantes no sean las más idóneas para nosotros como espectadores (fuera de Estados Unidos me refiero) pero es que no son las nuestras, son las de Forrest Gump, y cuando vemos a un héroe de guerra, a un atleta de fútbol americano, a un rebelde contra el comunismo jugando al Ping-pong, o a un iluso que va a la iglesia para pedirle a Dios el poder capturar gambas, no es el yo real el que lo pide, es Forrest Gump…al fin y al cabo un disminuido psíquico que es más fácilmente manipulable por lo que incluso subyace una critica al sistema aunque el director no quiera en absoluto ponerla de relieve. Lo que vemos es su vida, triunfante porque “la vida es como una caja de bombones” y a él le tocó uno relleno y con un extra de chocolate, no porque los valores que defienda sean intrínsecamente los mejores. Y el resultado es el de una película vitalista, entrañable, profundamente emotiva (prepara el pañuelo si te gusta llorar) con un guión enorme, un montaje a la altura y un personaje que sobresale de cualquier esteriotipo, único, irrepetible y maravilloso con el que un servidor llegó a disfrutar como un enano.

 

Vea el trailer de Forrest Gump

Nota: 10

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: