Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

La infancia de Iván

Título: La infancia de Iván

Ivanovo Detstvo (Иваново детство)

Dirección: Andrei Tarkovski

Interpretación: Nikolai Burlyayev, Valentin Zubkov, Yevgeni Zharikov, Stepan Krylov.

 URSS 1962

 

 

-“Me escaparé de la academia militar, ya me escapé del orfanato”.

-“No tienen escritores, les vi quemar libros en una plaza, los rociaban con gasolina, las cenizas volaban”.

-“Sólo los inútiles descansan durante la guerra”.

El Tarkovsky más niño.

Hasta un genio como Tarkovsky tuvo sus inicios y en su caso, esta fue su primera oportunidad, su opera prima, que con mayor naturalidad y entusiasmo que algunas de sus obras posteriores (algunas demasiado complejas e incomprensibles para el que les habla) consigue hacer una obra completa, bellísima, sumamente expresiva, aunque quizá con un guión básico un tanto rudimentario, al que el director soviético le extrae todo el jugo posible.

Pocas veces una película bélica ha estado inundada por tantas imágenes de carácter expresionista, fantásticamente trabajadas, reflejando el horror de la guerra sin derraman sangre, con el escenario fuera de plano, pero con magníficos contrapicados que ponen en valor la destrucción, fantásticos escenarios desvencijados y ennegrecidos que dejan hueco para el deambular de los personajes, juegos de claroscuros, neblinas intencionadas que no dejan ver la amenaza… todas las imágenes espoleadas por una sensacional fotografía en blanco y negro preciosista y contundente. 

El conjunto logra conmover e implicar al espectador en la vida de este pequeño huérfano, entusiasta que es utilizado por las tropas soviéticas para ciertos trabajos de espionaje o de exploración de las líneas enemigas.

Destaca también por la belleza de sus imágenes las escenas en el que el pequeño Ivan sueña o recuerda, unas secuencias filmadas normalmente con el agua de protagonista (de un pozo, del mar, o de la lluvia) y donde la expresividad explota en el ojo del espectador.

La naturalidad que se refleja en el film es en gran parte achacable al trabajo actoral del pequeño Nikolay Burlyaev, en una de las escasas ocasiones en los que los niños demuestran verdaderas tablas frente a la pantalla con un personaje dramático y complejo al que no hay que poner peros.

En fin, que para empezar a adentrarse en la filmografía de Tarkovsky no hay ninguna película mejor (luego el director hará películas cada vez más densas y complejas como El Espejo, Solaris o Sacrificio) y aunque el guión sea quizá demasiado artificial y hasta con algún punto propagandístico, se disfrutará de una película conmovedora muy bella estéticamente y con un mensaje antibelicista rotundo que empezó a elevar a esa gran figura del cine que sería Tarkovsky, especialmente tras ganar el León de oro en el Festival de Venecia (La única ópera prima que ha ganado este prestigioso festival hasta el día de hoy (Agosto 2012)

 

 

Vea el trailer de la Infancia de Iván

 

Nota: 7

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: