Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú

Título: ¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú.

Dr. Strangelove or How I learned to stop worrying and love the bomb.

Dirección: Stanley Kubrick

Interpretacción: Peter Sellers, George C. Scott, Sterling Hayden, James Earl Jones, Keenam Wynn, Slim Pickens.

Reino Unido. 1964

 

 

-“Profesor, según lo expuesto y a fin de que los hombres no defrauden sus optimistas cálculos de reproducción tendremos que resignarnos al abandono de la monogamia en lo que se refiere a los hombres como elemento activo…  Por desgracia sí, pero es otro sacrificio que exige el futuro de la raza humana y añadiré que ya que cada hombre deberá realizar un prodigioso servicio de superación, las mujeres deberán ser seleccionadas por unas características que causen su admiración”

-“No quiero pasar a la historia como el mayor asesino de la historia de Adolf Hitler”

-“Caballeros, no pueden pelear aquí, esto es la sala de guerra”.

El Apocalipsis más satírico.

Solo a Kubrick se le podría haber ocurrido algo así, tan sumamente delirante como para hacernos reír con un holocausto nuclear de fondo, con la extinción de la vida humana sobre la mesa y al mismo tiempo para hacernos reflexionar y despertar la sensibilidad social acerca de la tensión bélica y sus peligros en plena guerra fría.

La cinta es altamente corrosiva, cínica, con un humor negro indigesto para los poderes públicos, terriblemente crítica, altamente imaginativa y con un guiño terrorífico hacía lo que podría haber pasado en un momento de la historia de alta tensión, pues aunque Kubrick hace más llevadera la amenaza con el humor, la certidumbre de que algo parecido pudiera haber pasado realmente no abandona al espectador.

La capacidad de repartir estopa que tiene Kubrick a diestro y siniestro en esta película no tiene parangón. Comenzando por una clase política poco previsora, absurdamente competitiva, cínica e hipócrita y machista, seguida por una clase militar enloquecida, obsesiva, peligrosa, incauta y mujeriega, y seguida por la clase media estadounidense, el hombre corriente que se comporta como borregos, incapaz de decidir por si mismo y de convertirse en falsos héroes para cumplir órdenes por absurdas que estas sean. Con este panorama de personajes nos encontramos a un animal de la interpretación que hace de esta película algo sumamente especial, un Peter Sellers que realiza tres de los papeles protagonistas de este filme con una solvencia extraordinaria y como era costumbre en este extraordinario actor improvisando en muchos de los momentos por importantes que fueran para el filme. Así, Sellers interpreta al extraño Doctor Strangelove que da nombre al título original de la película, un ex nazi que asesora en materia de tecnología militar y otros aspectos científicos al presidente de los Estados Unidos. También interpreta Sellers al capitán Mandrake, el ayudante del General Ripper (Sterling Hayden) que es el que inicia la revuelta militar contra la URSS y el del propio presidente de USA (llamado Merkin Muffey en el filme), todos ellos con características muy diferentes y que el gran Sellers borda a la perfección.

A esto hay que sumarle un buen trabajo técnico y de dirección (aunque desde luego no es el mejor trabajo de Kubrick en este aspecto) y un guión bastante bueno, con grandes frases hilarantes y momentos para mitificar, especialmente el del cowboy sobre la bomba, otro de los momentos con los que Kubrick ha conseguido engrosar la lista de iconos de la historia del cine.

Todo ello hace de ¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú (Pena de muerte al genio que se le ocurrió traducir el título) una película más que interesante pero que sin embargo peca en algunos momentos de pequeños fallos como por ejemplo algunas escenas demasiado repetitivas que pueden hacer bajar el listón del filme y llegar en determinados momentos a aburrir, una banda sonora que aunque genial también resulta reincidente y ‘pesada’ y la extrema caricaturización de algunos personajes hasta el grado de los histriónico lo que hace que la película pierda mucha credibilidad y eficacia, pecando de exageración. Aún así, no dejará de ser memorable, otra de las geniales obras del genio Kubrick, uno de los grandes de este invento llamado cine.

 Vea un trailer de ¿Telefono Rojo?

Nota: 7

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú

  1. Una de las peliculas mas divertidas, mordaces y demoledoras que ha dado el cine. Toda una parodia hecha con infinito gusto y filmada por un director que se movía con suma facilidad en cualquier genero. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: