Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Pantaleón y las visitadoras

Título: Pantaleón y las visitadoras

Dirección: Francisco J. Lombardi

Interpretación: Salvador del Solar, Angie Cepeda, Mónica Sánchez, Pilar Bardem, Gianfranco Brero, Gustavo Bueno

Perú. 1999

 

 

-“Cuando quiera don Panta, estamos listas para el cuerpo a cuerpo”.

-“No niego que es usted una mujer muy atractiva, ni soy indiferente a sus encantos, pero… no es posible”.

Lupanar patriótico.

Curiosa, muy curiosa la historia que nos trae esta película peruana, el mérito no está en un excelso guionista andino, si no en el genio que desprendía la pluma de Mario Vargas Llosa, ya que la película es una adaptación bastante certera de la obra homónima del genial autor. Pantaleón y las visitadoras narra la desesperada decisión que tuvieron que tomar las autoridades militares peruanas en el entorno de la selva amazónica (especialmente en la ciudad de Iquitos), ante la explosión de casos de violaciones a mujeres por parte de los soldados, empujados por un clima tan cálido y exótico que es toda una provocación. Ante esto, las altas esferas castrenses toman el insólito dictamen de contratar un servicio de meretrices (al que eufemísticamente llaman visitadoras) para calmar las ansias sexuales de los jóvenes aprendices de combatiente. Para llevar a cabo esta misión, deciden ponerla en las manos de uno de los más, jóvenes, prometedores, y rectos tenientes con los que cuentan en su ejército. Un casto militar de gran vocación, felizmente casado y ajeno a cualquier tipo de vicio, de forma que pueda escapar a las tentaciones que requiere tan ‘extraño’ trabajo, este personaje, Pantaleón Pantoja (interpretado por Salvador del Solar, no con demasiado éxito) es uno de los puntos fuertes de la película, su dedicación extrema para hacer de este servicio, el más eficiente del ejército resulta ‘inspiradora’ y el tratar este negocio con tanta profesionalidad e integridad, medirlo en términos administrativos y de eficiencia, y organizarlo bajo un reglamento recto y tajante da resultado a algunas contradicciones que, sorprenden y atrapan al espectador… es una gran historia… pero poco más. Tal vez también es destacable la fotografía del entorno amazónico-fluvial, que también ofrece una perspectiva singular y muy apropiada para las vicisitudes del relato, pero falta trabajo de dirección, hay poca exploración en la cámara, un montaje vulgar, y una pléyade de actores secundarios que no terminan de entroncar en la historia, aunque el papel protagonizado como Angie Cepeda como La colombiana, sí resulta atrayente y persuasivo, que es al menos lo que se espera de la puta más voluptuosa,  .

Detrás de todo esto hay, como no, una mordaz crítica a las cúpulas militares, a la iglesia, al periodismo ‘vendido’, a una sociedad envidiosa y aborregada, centrada en el personaje pusilánime de Pantoja, pero todo ello, son los rastros que deben quedar del libro, la película se centra más en los aspectos más caricaturescos, en su divertida superficie, más que en el transfondo real y sus repercusiones. La historia está muy simplificada y resulta hasta banal en ocasiones, pero el entretenimiento está asegurado y todo lo que queda del libro original es maravilloso, al menos sirve para pasar el rato y para recordar la originalidad de esta historia.

Vea el trailer de la película

Nota: 5

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: