Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El sueño de Cassandra (Cassandra´s dream)

Título: El Sueño de Cassandra (Cassandra´s dream)

Dirección: Woody Allen

Interpretación: Ewan McGregor, Colin Farrell, Tom Wilkinson, Hayley Atwell, Sally Hawkins.

UK 2007

 

 

 

-“Yo creo que todos creamos nuestro propio destino”

-“Comprendo la magnitud del favor que os estoy pidiendo, pero os prometo que no os arrepentiréis”

-“Toda la vida está llena de violencia, el mundo es cruel, estás asustado porque te enfrentas a tu propia naturaleza”.

-“¿Porqué tienes que mirarlo todo con un microscopio?, viendo las cosas tan de cerca, se ven las imperfecciones”

Pesadillita en Londres.

Woody Allen pone fin a la trilogía londinense con un film de guión bastante endeble en su vuelta al drama con una somera exploración de los temas obsesivos de su filmografía (el sexo, la muerte, la religión…) y de los límites humanos por los que el director neoyorquino se ha encaprichado durante la elaboración de su biografía. Es decir, que de toda la trilogía nos tenemos que quedar con una soberbia Match Point en todo su esplendor, algún chiste suelto de Scoop, y alguna reflexión vacua de este último trabajo. En Cassandra´s dream nos encontramos con la pesadilla que vivirán dos hermanos cuando cruzan la línea del mal guiados por la ambición, pero los hechos que se desencadenan, son, al igual que en la película predecesora, demasiado programados, muy cogidos por los hilos, con un guión poco convincente, que, al igual que en Scoop, culmina en un final muy abrupto y desalentador. Del mismo modo, redunda en la poca profundidad de los personajes, algo con lo que ya me mostré incrédulo en Scoop ya que no es propio de Allen y que aquí repite para desconcertarme. Para colmo, la bella fotografía londinense que había creado en las dos anteriores películas aparece aquí en muy determinadas escenas y aunque no se puede hablar de un mal concepto fotográfico de la película, sí diré que los toques de genialidad a los que nos tiene acostumbrados, aparecen de manera más residual.

Lo bueno vuelve a estar en los diálogos y en la fortaleza de los temas que trata, reflexiones profundas sobre el honor, la fraternidad, la suerte (elemento clave en toda la trilogía londinense), la ambición y la culpa (este último punto muy exagerado en la película) y todo ello con profundos dilemas que van saltando en la película, que crean dudas en el espectador y que le llevan a un pequeño estado de claustrofobia, cuando se cruza el límite y ya no hay vuelta atrás. Los recovecos morales que nos hace atravesar están bien dosificados, mostrando su experiencia en esto de generar expectación durante el visionado, para que hasta un transcurrir Sueve pueda gozar de buen ritmo.

Pero todo esto se sustenta sobre unos cimientos poco seguros, y el mármol con el que construye se tambalea ante el discurrir de unos acontecimientos poco anclados al suelo del guión, muy escurridizos y más casuales que causales y eso resta. Porque, aunque la reflexión trate de ir por el buen camino, a veces resulta hiperbólica, no encuentra el equilibrio necesario y la historia se hace distante.

Donde también vuelve a acertar es en el casting, buena interpretación de Ewan McGregor y Colin Farrell, y una sorprendente de Hayley Atwell con el peculiar sentido que Allen da a sus ‘femmes fatale’, sin llegar a lo que ofrecía Scarlett Johansson, cumple los requisitos de interpretación y belleza.

Vea el trailer de ‘El sueño de Cassandra’

Nota: 5

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: