Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolinaTítulo: Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.

Dirección: Daniel Alfredson.

Interpretación: Noomi Rapace, Michael Nyqvist, Lena Endre, Georgi Staykov.

Suecia. 2009

 

 

 

 

-“Lo que voy a contarte es secreto de estado, así que espero que me garantice protección”.

-“Tiene una enfermedad, se llama analgesia congénita, los que la padecen son completamente inmunes al dolor”.

-¿De verdad te violó? ¡joder, que mal gusto debía tener.

Sin chispa.

Hay gasolina, hay cerilla, pero no hay chispa para prender la intriga facilona que se nos muestra en esta segunda parte de la saga de Millenium. Esta entrega comete los mismos errores que su predecesora estrenada apenas unos meses antes para aprovechar el tirón y el éxito de ventas de la novela, es decir, tiene una factura más televisiva que cinematográfica, pocos recursos artísticos, un seguimiento demasiado sencillo del Thriller, sin arriesgar en la línea temporal o argumental. La película es demasiado plana, demasiado comercial y poco explosiva, pero además, el argumento es menos impactante y a la vez más enrevesado que en la primera parte y para colmo, pierde el encanto que hacía subir enteros a Millenium 1, el personaje de Lisbeth Salander. Aquí, la controvertida detective y hacker informática se ensalza más como heroína y víctima, su porción de maldad que aumentaba el atractivo de este ser literario, queda en esta película totalmente desdibujado, y por tanto, gran parte de las razones para verla simplemente se desvanecen. Claro, que si vemos la segunda parte, es que ya hemos visto la primera y lo que ya sabemos de ella es suficiente como para que todavía nos estremezca cuando sale a pantalla.

La película abunda también en los diálogos innecesarios (si no hay buen tratamiento de la imagen, los personajes se ven obligados a explicarlo todo), algunos fallos de guión bastante ostensibles, y además comete un error clave que en la novela funciona bien, pero que para el cine resulta desastroso especialmente a nivel de montaje. Y es que los dos personajes principales (Salander y Blomqvist) están separados durante toda la película excepto en el final, lo que hace más difícil aplicar ritmo y coherencia a la historia.

Y aún así, hay elementos suficientes como para conseguir el objetivo mínimo exigible a cualquier película, el entretenimiento, la base argumental sigue teniendo su encanto y una intriga detectivesca capaz de saciar el hambre del espectador y además hay que reconocer que los ‘malos’ en esta entrega, tienen unas características especiales, muy cercanas a las del cómic que despiertan bastante interés acerca de sus fechorías.

El final, decepcionante, tal vez para dejar algo abierto en pos de despertar el interés por la tercera entrega de la saga, pero es demasiado abrupto y hasta soso comparado con las escenas de acción que la preceden y que intentan ser pura dinamita.

Vea el trailer de la película

Nota. 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Millennium 2: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

  1. Pingback: Millennium 3: La reina en el palacio de las corrientes de aire « Palomitas con choco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: