Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

47 ronin (Chushingura)

Título: 47 Ronin (ちゅしんぐら )

Dirección: Hiroshi Inagaki

Interpretación: Hoshiro Matsumoto, Yuzo Kayama, Tatsuya Mihashi, Akira Takarada, Yosuke Natsuki, Makoto Sato.

 

 

 

 

Japón 1962

-“Es muy triste que los pétalos caigan porque el viento los arrastra, pero es más triste que una vida deba terminar en plena primavera”.

-“Se duda hasta la hora de la muerte, quizás los humanos seamos así”.

Japovendetta.

Inagaki lleva al cine una de las historias más conocidas dentro de la tradición oral japonesa, para poner en cinta los valores a los que nos tiene acostumbrado este tipo de cine donde el honor y la lealtad son temas más que recurrentes. Algo tiene la historia cuando la literatura, el cine, o el teatro han hecho hincapié en ella a lo largo de la historia, comenzando por uno de los grandes como Kenji Mizoguchi, que ya adaptó al celuloide esta trama en 1941. Ahora le toca el turno a los americanos quienes están realizando su propio remake en un filme que verá la luz en noviembre de este mismo año, con Keanu Reeves como protagonista. Antes de que eso se produzca quiero hacer esta reflexión con esta historia engendrada en Japón y por los japoneses, según muchos la mejor adaptación que se ha realizado sobre los 47 ronin.

La historia tiene lugar entre 1701 y 1703 cuando estalla la rivalidad dialéctica entre dos jefes de clanes japoneses que finalmente desembocará en catana. El agresor será obligado a cometer hara-kiri, pero desde ese mismo instante los samurais que le juraron lealtad comienzan a establecer un lento plan hacia la venganza, fría y sin remordimientos para lavar el honor de su clan, a la batalla final llegarán 47 guerreros que, al no tener ya amo, se consideran ronin no samurais.

Si la venganza se sirve fría y es un plato lento de cocinar en esta ocasión lo es más todavía. La película dura 207 minutos (casi cuatro minutos y medio por ronin) y eso es mucho pese a que Ingaki recorta casi 40 minutos al filme que había realizado Mizoguchi dos décadas atrás. A simple vista no parece necesaria tal longitud de metraje, ya que muchas escenas e incluso tramas secundarias enteras son perfectamente prescindibles. Ingaki trata de contar la historia desde todos sus aspectos e implicaciones, pero esta carga puede resultar pesada para el espectador, aunque el ritmo no se resiente en demasía pese a la longitudinal percepción del director japonés.

La sucesión de tramas a lo largo de tanto tiempo, hace que también el filme tenga que responder a diversos problemas de montaje que no terminan de resolverse del todo bien. La película cuenta con cortes abruptos en su narración, que no le permiten la continuidad deseada, y que dejan demasiado tiempo las escenas sin desarrollarse. El único intento de organizar el filme que hace el director es el de dividirlo en dos partes diferenciadas, ‘flores’ y ‘nieve’.

Pese a todo, el valor principal de la película es la historia, e Inagaki sabe contarla, con toda su pasión, su venganza, su historia de amor, sabe detectar el honor en la filmación y enaltecerlo, en definitiva, sabe contar.

Nota: 5

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: