Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Luces rojas

Título: Luces rojas

Director: Rodrigo Cortés

Interpretación: Cilliam Murphy, Sigourney Weaver, Robert de Niro, Elisabeth Olsen.

España 2012

 

 

 

-“Hay dos grupos de dotados con un don especial, los que realmente creen tener algún poder, y los que creen que no podemos detectar sus trucos… ambos se equivocan”.

-¿Me estás desafiando? ¿Estás poniendo en duda mi poder?

 

Tramposo.

Todos los que estén esperando que la magia que Rodrigo Cortés consiguió con Buried    se vuelva a repetir en esta película, se equivoca. Luces Rojas es una película llena de intriga y muy entretenida, pero poco más, pues su guión está lleno de trampas y en ese aspecto es bastante decepcionante. Y es que Cortés parece estar más preocupado a lo largo del filme por mantener la duda continua ante el espectador que por contar una historia y aunque durante el recorrido este efecto puede parecer bastante intrigante, la verdad es que en el resultado global del filme resulta demasiado poco bagaje. Y  eso que la historia en sí misma no es nimia ni tópica, tiene base para haber sido mejor aprovechada, pero Cortés, en esta ocasión prefiere despreciar la argumentación para centrarse en los efectismos y en sembrar dudas sobre lo que está ocurriendo al otro lado de la pantalla.

En la película Sigourney Weaver y Cilliam Murphy dirigen un equipo de investigación universitario encargado de detectar fraudes paranormales,  en esa tesis inician al espectador desmontando los aparentemente sobrenaturales trucos con los que varios médiums o psiquicos quieren aprovecharse. Pero en el filme irrumpe la figura de Simon Silver (Robert de Niro) un enigmático ciego que pone en jaque a este equipo que no es capaz de descubrir su metodología. Cortés intenta que constantemente dudemos de si Silver tiene verdaderamente poderes psíquicos o si es simplemente un fraude, pero el que parece que sí es verdaderamente un tramposo es el director español que no duda en utilizar recursos gratuitos sin verdadera intención narrativa y despreciados a posteriori por el propio guión, para generar tensión. Recursos muy efectivos en ese instante, pero que a la larga, al no tener continuidad, terminan siendo perjudiciales para el filme y deshinchan la trama.

Tal  vez eso tenga mucho que ver en el fallido efecto final de la película. Cortés intenta imitar  el efecto Shyamalan provocando un final desconcertante que pone entredicho todo lo anteriormente contado, pero mientras en las películas de Shyamalan la impresión que queda es de encantamiento y el de ser capaz de ordenar todas las ideas y reconstruir toda la película en la mente del espectador dejando un magnífico sabor de boca, en esta película aunque permanezca la sensación de sorpresa mayúscula y que no se llegue a atisbar la realidad escondida del filme, ese giro que rehace la película no llega a noquear al espectador. Me refiero solo al cierre final de la trama principal porque en otras tramas secundarias, sí que hay cierres fácilmente previsibles que le quitan tensión dramática a ese explosivo final.

Lo que sí salva en gran parte el filme es la parte interpretativa. Pocas veces actores de esta talla consagrados en Hollywood se habían puesto a las órdenes de un director español. Muy bien todos especialmente el incombustible De Niro.

Nota: 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: