Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Volver

Título: Volver

Director: Pedro Almodóvar

Interpretación: Penélope Cruz, Carmen Maura, Lola Dueñas, Blanca Portillo, Yohana Cobo, Chus Lampreave.

España. 2006

 

 

 

-“Si me hubiera muerto, habría vuelto para pedirte perdón. ¿Cómo pudo ocurrir semejante monstruosidad, delante de mis ojos, sin que me diera cuenta?”.

-“Cada vez que fumo un porro, me acuerdo de ella. Si no fuera por los porros ni comía. El porro me da un poquito de hambre”.

 

…De entre los muertos.

 

Creo que me repito al decir que me gusta el Almodóvar más moderado que el estrafalario ochentero con el que comenzó a forjar su carrera, porque incluso en su faceta más centrista, el director manchego sobrepasa en extravagancia al más pintoresco cineasta (salvo contadas excepciones).  En Volver se mezclan un poco los almodóvar más extremos y centrados al mismo tiempo. Si sólo nos detenemos a mirar el guión, la historia que nos plantea Almodóvar es verdaderamente desbordante, pasional y llevada al límite, plagada de aberraciones sexuales, personajes tocados por la locura, dramones aligerados por el humor y hasta ‘fantasmas vivos’, todo ello en el contexto del mundo rural o el chabacano de los barrios humildes de una ciudad, donde tienen cabida el cotilleo, la ‘verdulería’, el lenguaje soez y los secretos más sorprendentes bien guardados en el cajón para no tener que sufrir la palabrería, porque como bien se dice en la película, los trapos sucios hay que lavarlos en casa. Pero en las formas, en la mano firme que tiene a la hora de dirigir las escenas, la película es más comedida y consigue apaciguar con acierto, la desbordante vehemencia de los seis personajes femeninos que despilfarran ordinariez en sus escenas.

En el plano interno la exquisitez de Almodóvar a la hora de configurar los planos es incuestionable, detallados y absolutamente expresivos, algunas imágenes como las de las mujeres limpiando las lápidas del cementerio con las que se inicia la película, o la del papel absorbente en plano detalle ‘tragando’ la sangre de un cadáver se quedan irremediablemente clavadas, si eso le sumamos su gusto por la escenografía pormenorizada y las jugosas localizaciones, el resultado final resulta excelente.

La configuración de los seis personajes femeninos, con una fortaleza y una esencia portentosa encerrados en ambiente de ‘chusma’ también resulta elocuente y poderosa a ojos del espectador, convirtiendo el marujeo en algo glamoroso y en ello, tiene mucho que ver el papel de Penélope Cruz, que muestra una faceta de actriz mucho más potente que la que había mostrado en papeles anteriores, convirtiéndose de la mano del director manchego en el eje vertebral de la cinta. No menos bueno es el trabajo de una Carmen Maura que también consigue hacer creíble un difícil papel.

Es cierto que el gusto de Almodóvar por estirar el guión como un chicle, de buscar la vuelta forzada para virar en la trama, su gusto excesivo por la sorpresa, puede a veces sacarte un tanto de la película, pero es Almodóvar, su esencia, y en general la película guarda bastante bien los papeles y en general la historia resulta verosímil, aunque camine sobre el alambre.

 

Nota: 7

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: