Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

La manzana

Título: La manzana

Dirección: Samira Makhmalbaf

Interpretación: Massumeh Naderi, Zahra Naderi, Ghorbanali Naderi, Azizeh Muhamadi.

Irán. 1998

 

 

-“Que hayas estado 11 años encerrada no te da derecho a no pagar el helado”.

-“Una muchacha es como una flor, si se la expone al sol, se marchita”.

Y los gusanos sociales

Una película documental rodada al estilo de la ficción. Es la interesante propuesta que nos trae el cine iraní en una película, que por filmar directamente unos hechos acaecidos de verdad con los personajes reales, consigue una crudeza y un sentido crítico espeluznante. La joven directora decidió, en su ópera prima, acompañar a una trabajadora de los servicios sociales iraníes en un mediático caso de dos gemelas que no habían salido de casa en 11 años al ser su madre ciega y su padre un fundamentalista religioso que se niega a dejar a sus hijas jugar en la calle, sin la atención debida de una madre. Esto hace que ambas niñas hayan adquirido discapacidades comunicativas, y ciertas discapacidades motriles por su cautiverio.

Como siempre en las películas que nos llegan de este país, el guión es sencillísimo y el tono austero y sobrio, apoyando su fuerza en pequeñas metáforas que dan a la historia más énfasis. La falta de cualquier artificio y la utilización de no-actores es lo que labra la credibilidad de la obra, la que ofrece más vínculos al espectador para comulgar con la historia que nos regala Makhmalbaf que rodó esta película con tan solo 17 años.

Lo que consigue esta brutal metáfora es poner el acento sobre la situación de las mujeres en Irán, señalar con el dedo los ambiente retrógrados que aún perviven en la sociedad, fijar la descomunal brecha entre clases sociales, y emocionar a través de la mirada límpida de estas dos chiquillas, reclusas en su propia casa, con su corretear torpe cuando consiguen la libertad, con sus primeras palabras con otros niños, la ilusión de darse un capricho tras tanto años sin saber si quiera como funciona el mundo.

Como decía las pequeñas metáforas son las que ponen más énfasis a tan sencilla historia, y en este ámbito nos encontramos los espejos que sujetan las pequeñas y el agua corriendo por ellos para desvirtuar la imagen, la manzana atada un palo y que es imposible de alcanzar para las niñas, el helado que sirve de comida para una cabra, serrar los barrotes de una puerta… todo un despliegue poner el dedo en la yaga, la parte que corresponde a la ficción en esta película y que la convierte en una gran maravilla.

Lo peor es que el ritmo languidece por momentos, quizás de una manera más evidente que otros filmes de esta nacionalidad, por la escasa soltura de los ‘actores’ para soltar los diálogos, más realismo sí, pero también paciencia, en ocasiones al menos.

Nota: 7

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: