Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Fresa y chocolate

Título: Fresa y Chocolate

Dirección: Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío.

Interpretación: Jorge Perugorría, Vladimir Cruz, Mirta Ibarra, Francisco Gattorno.

Cuba 1993

 

 

-“¿Me aceptas un brindis con la bebida del enemigo?”

-“Pero que grande es esta revolución, ahora hasta las putas son críticas de arte”

-“La revolución no entra por el culo, chico”.

 Sabores helados

 Fresca como el aire del Caribe, desacomplejada como las habaneras, valiente como todos aquellos que alguna vez se opusieron al régimen castrista. Así es esta fresa y chocolate, un canto a la libertad, a la tolerancia y sobre todo, por encima de la política a la amistad. Y cuando hablo de la libertad, que ningún adoctrinado piense directamente que es una película anti-castrista, porque reparte sus críticas tanto para el régimen cubano como para la sociedad capitalista, en ninguno de los dos se halla la panacea. Pero repito, por encima de las interpretaciones políticas, que las tiene y variopintas, ‘Fresa y Chocolate’ es un canto a la amistad y a la tolerancia, que muestra como un chico se libera de sus prejuicios para compartir experiencias, conversaciones y ‘libros prohibidos’ con  un homosexual, nada más, porque puestos a romper tópicos, el hecho de que el protagonista sea homosexual no la convierte en una película gay, aunque si se defiendan sus derechos y su libertad.

Una historia pues, preciosa con muchos matices, bien narrada, entretenida, con momentos de humor, otros de discurso más serio y filosófico, pequeños dramas rutinarios, muchísimo transfondo social y una gran riqueza cultural. Una película completísima, magníficamente interpretada por Jorge Perugorría y Vladimir Cruz, dos personajes completamente diferentes pero que casan en su intelecto (aunque piensen de distinta manera) y en su dulzura (como la fresa y el chocolate).

El gran trabajo de dirección de la película no solo consiste en hacer verosímil tan compleja historia, sino también en hacer que resulte conmovedora y en dibujar el ambiente de la vieja habana triste con sus calles sucias y melancólicas.

La película tiene alguna cuenta pendiente con la elección de la banda sonora (música de organillo melosa) y con el trabajo interpretativo de algunos actores secundarios, pero es desde luego de lo mejor que ha salido de la isla en muchos años, despertando conciencias y sentimientos, sin aleccionar, solo mostrando a una nueva sociedad habanera, más compleja, más sabia, más tolerante y que lucha contra viejos prejuicios además de contra el enemigo Yankee. En fin que es una delicia de película con buen tino y buen ritmo (al principio le cuesta un poco arrancar pero luego uno se mete en la película rápidamente) y que no se arrepentirá de ver salvo que seas un homófono recalcitrante.

Nota: 7

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: