Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Hana-Bi (flores de fuego)

Título: Hana-Bi (Flores de fuego)

Dirección: Takeshi Kitano

Interpretación: Takeshi Kitano, Kayoko Kishimoto, Ren Osugi.

Japón 1997

 

 

 

 -“Te aseguro que no sirve de nada regar flores muertas”

-“Tiene el parachoques un poco abollado, te lo dejo en 200.000… ese taxi es robado… 50.000 entonces”.

 Taciturno y ciclotímico.

 Ya he explicado alguna vez en este blog que, en esencia, el cine, como cualquier otra forma de arte es en su base una forma de comunicación entre el director y los espectadores. Si partimos de esa base, yo así lo hago, Kitano fracasa en esta película ya que hay grandes abismos entre emisor y receptores. Así que con su León de Oro en Venecia a cuestas y sus magníficas críticas no me bastan para convencerme de que es una buena película no me embauca. Y es que el acto comunicativo tiene hándicaps importantes en esta ‘Flores de fuego’. Por un lado que el personaje elegido es taciturno y apenas logra juntar dos palabras cada 15 minutos, la primera y más útil y forma de comunicación humana, los diálogos, se van por el retrete a las primeras de cambio. Pero bien es cierto que hay otras forma de expresarse sin hablar (Ayer mismo os hablé de Hunger en este sentido). El simple seguimiento de un hilo narrativo es también una posibilidad y en esta ocasión es el montaje el que cercena una historia que se queda ‘langirectomizada’. Una tercera opción es la expresión de los actores y aquí, hasta los críticos reconocen que Kitano nunca ha sido un buen actor (sí, en la cinta ejerce de director y de protagonista al mismo tiempo9 y especialmente cuando el personaje de policía que interpreta es de por sí inexpresivo, taciturno… de los que no mueve una ceja. A si que pocas opciones de comunicarse con el espectador que no sea el lenguaje de signos, todo ello repercute en un ritmo soporífero, especialmente con unos primero 20 minutos inaguantables en los que el protagonista no suelta una palabra por su boca… ¿para qúe… verdad?

¿Qué vio la critica internacional en general con esta película, incluido Carlos Boyero ‘el destructor’?  para empezar un personaje complejo, magníficamente elaborado y con un carácter bipolar, que le puede llevar de la ternura a la violencia extrema en cuestión de segundos, un guión en general muy interesante (lástima la aberración del montaje) y la perfección técnica de Kitano con un gran dominio de la cámara (con planos cenitales marca de la casa) y la utilización de un lirismo adornado con metáforas visuales con las que se podrán vivir bellos momentos. Eso sí, sólo podrá disfrutar de estas cosas si sigue el método Ludovico (Véase La Naranja Mecánica) porque el hastío que se siente a los pocos minutos es insoportable.

De veras hay elementos que en condiciones normales me habrían hecho ponerle un notable a la película pero es que aquello que me quieren contar, no me llega, hay demasiado ruido entre Takeshi y yo.

Donde de verdad se superó Kitano, fue en su magnífica fábula sobre la vida del saurai ciego, Zatoichi ( https://palomitasconchoco.wordpress.com/2011/06/10/zatoichi/) pero a esta le ha faltado pulso narrativo.

Nota: 4

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: