Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El rumor de las piedras

Título: El rumor de las piedras

Dirección: Alejandro Bellame Palacios

Interpretación: Rossana Fernández, Christian González, Juan Carlos Núñez, Verónica Arellano, Alberto Alifa.

Venezuela. 2011

 

 

 

 

 

 

 

-“Yo necesito ver otra ver el resplandor del mar en mis ojos”

-“A ti no te va a arrastrar la corriente Santiago, yo no lo voy a permitir”.

 

Pollos descabezados

 

Proyectada en el Festival de cine Iberoamericano de Huelva, esta película venezolana sigue la senda de la que ganara el pasado año el Colón de  Oro en este mismo lugar (Hermano 2010), y es que el cine venezolano parece haber encontrado un filón en las historias sobre chavales jóvenes que viven en barrios bajos y cuyas vidas están al borde del abismo constantemente porque todo lo que les rodea, excepto la familia, es pernicioso para ellos. En esta película, al igual que en ‘Hermano’ también  hay dos hermanos, armas, sufrimiento y una posibilidad de escapar de la boca del lobo, pero hay menos talento cinematográfico y menos guión.

Y es que en esta película el elemento melodramático es más básico, demasiado evidente y muchas veces previsible. La lágrima por la lágrima, el drama por el drama, no termina de convencer y la aglomeración de ‘mala suerte’ que recae sobre los personajes la hace más inverosímil y poco imaginativa. Aún así el guión se sostiene sobre un hilo y más o menos avanza a buen ritmo para contar una historia con cierta coherencia, pero ni mucho menos con brillantez.

Tiene buen tino, eso sí, a la hora de recrear los ambientes destartalados de las calles del barrio, las casas cochambrosas, las paredes y puertas desvencijadas, y para percibir el peligro latente en cada esquina, que puede acabar de improviso con la vida del más inocente. Sólo las escenas de la fábrica de mármol con ese blanco caótico en el que se construyen lápidas y cuyas imágenes tienen de por sí un interesante valor narrativo, merecen la pena, o las de la fábrica de pollos donde los animales se van descabezando en una orgía de sangre que también pone el dedo en la yaga con un enorme valor metafórico.

Pero más allá de esa sensación intangible, ‘el rumor de las piedras’ no sabe emocionar, aunque lo intenta reiteradamente y sus pinceladas dramáticas salvadas por la fuerza de la familia o la amistad, exaltando los valores de forma directa y reiterada, resulta a veces empalagosa. Es más, parece como si el guión de la película tratara de autojustificarse constantemente,  de buscar excusas para  explicar lo que va ocurriendo (lo que a veces le conduce a reinventar el montaje de forma poco efectiva) y eso tiene un efecto poco atractivo par seguir disfrutando de la película. Todo ello se condensa en un final ‘pamplinoso’, un ‘Happy End forzado, edulcorado artificialmente y que viene a resumir el poco acierto guionístico.

Nota: 5

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “El rumor de las piedras

  1. No la veo entonces…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: