Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El año del tigre

Título: El año del tigre

Dirección: Sebastián Lelio

Interpretación: Luis Dubó, Sergio Hernández, Viviana Herrera

Chile 2011

 

 

 

 

 

 

 

-“Los animales sienten, y se asustan más que nosotros”.

-“Cuando vi mi casa, era como si el mar le hubiera dado un mordisco”.

 

 

Feroz a la vista, mansa al cerebro.

El año del tigre tiene buenos mimbres para haber sido una gran película. Su principal fortaleza radica en la impactante elección de los escenarios naturales que componen la película, los restos reales que el terremoto de chile dejó en 2010, casas destrozadas, kilómetros de escombros, chatarra que bulle ante la cámara con una tremenda fuerza visual.. son elementos que ayudan a la película a presentarse al espectador. También ayudan a definir la película las dos historias principales que se entrecruzan y ambas basadas también en hechos reales acaecidos tras el fatal seísmo y posterior tsunami, una la de un preso que escapa de la cárcel como consecuencia del caos generado, otra la de un tigre de un circo que también se libra de sus cadenas gracias al terremoto.

La belleza de un tigre paseándose por la destrucción es casi de ensoñación, una verdadera poesía visual. El problema radica en que el guión flojea, ninguna de las dos historias está demasiado definida, no tiene ni antecedentes ni futuribles, es un neblina que se disipa rápido, una visón onírica y lánguida y además la acción de esas historias está concentrada en algunas escenas puntuales mientras que en el resto del filme solo hay espacios y silencios, longitudinales tramos de cinta que intentan reflejar la soledad del personaje su deambular meditabundo por entre esquirlas de lo que fuera su casa, su profundo dolor… y aunque la intención es buena, el director se excede en el intento y deja demasiado tiempo en vacío, suficiente como para que el espectador se evada, y pierda la noción del argumento hasta el punto de que una película con apenas 80 minutos de metraje se hace larga. Tampoco hay grandes momentos, ni efectismos que puedan atraparte, y por no haber apenas hay personajes secundarios, ni tramas secundarias que den alguna vuelta de tuerca a la historial principal.

Se pierde pues una gran oportunidad de hacer una buena película, con buenas ideas y enormes escenarios, pero mal desarrollada, una lástima que con tanto potencial sea un película que termine por no decir casi nada.

Nota: 5

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: