Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

12 hombres sin piedad

Título: 12 hombres sin piedad

Dirección: Sidney Lumet

Interpretación: Henry Fonda, Lee J. Jacob, E. G. Marshall, Jack Warden, Ed Begley, Martin Balsam, John Fiedler, Robert Webber, Jack Klugman, Edward Binns, Joseph Sweeney, George Voskovec.

USA  1957

 

 

 

 

 

 

-“Los testigos que pueden llevar a un muchacho a la silla eléctrica deben ser rotundos”

-“Desde que ha entrado en esta sala se comporta como el vengador del pueblo, quiere verle morir por interés personal, no por lo que digan los hechos, es un sádico”

 

Obra maestra, sin duda razonable.

 

Uno, que gusta de mirar de todo pero que tampoco es un devoto del cine clásico, no tiene más remedio que rendirse ante una obra de estas características. 12 hombres sin piedad se desarrolla prácticamente al completo en una sola habitación con sus doce protagonistas encerrados, la acción es muy comedida dados los límites espaciales y no hablemos de la fotografía, basada en una mesa, y aún así, con todos esos condicionantes el señor Lumet es capaz de construir un guión acongojante, basado simplemente en los diálogos (¡pero que diálogos!) y en desmenuzar un presunto caso de asesinato, diagnosticando cada detalle en las palabras de sus protagonistas. Así transcurre una hora y media cargada de intensidad, de giros inesperados, de crítica y radiografía social, de interés y divertimento ante unos personajes seleccionados para confrontarse ante sus ideales en esta especie de Gran Hermano ficticio que montó Lumet allá por 1.957.

La base sobre la que se desarrolla la película es tan sencilla como la de un jurado que se reúne tras un juicio a deliberar si un hombre es inocente o si por el contrario lo envía a la silla eléctrica, pero de tan simple idea sale un resultado espléndido en los argumentos de unos y otros entre los que defienden si debe morir o si quieren salvarlo, ahí entrarán en juego las dudas razonables.

 Además de los ya referidos diálogos, lo que hace a esta película grande es la confección del elenco del jurado, cada uno con sus propios detalles y convicciones y que intenta ser un reflejo de la sociedad del momento, ahí nos encontramos desde un frívolo, a un irascible, a otro hombre que ejerce con razonamiento, otro que habla desde la experiencia, un paria social que logró huir de la violencia y la pobreza, un prejuicioso… cada uno aporta una visión diferente que se enfrenta a la de los demás y al final son los hechos poco a poco los que van dictaminando la suerte del joven. Este rosario de personajes tan diferentes pero carismáticos (cada uno en su esencia) logran mantener una tensión continúa en ese ir y venir de opiniones que cambian de lado como en un partido de tenis y que logran mantener la atención poderosamente.

Quizás lo más sorprendente sea la gestión del ritmo y del tiempo, puede parecer increíble que un filme que transcurre alrededor de una mesa en una sola habitación pueda tener acción suficiente como para dosificarla a lo largo de 96 minutos, pero es así y eso es una genialidad, porque la acción te atrapa aunque no la palpes, aunque solo se trate de ver a un hombre que ni siquiera aparece en la cinta más cerca o más lejos de la muerte, de dudar si se hará o no se hará justicia.

En efecto la película también tiene mucho de crítica al sistema judicial norteamericano y a la pena de muerte en sí, y buena parte de los diálogos te llevan a reflexionar sobre el tema con valentía, gracias a la mordacidad del jurado número 8, el de la sensatez, un Henry Fonda cuyo papel lleva el mayor peso de la película pese al reparto coral de la misma.

El principal problema de la película es su limitación espacial, lo cual le hace ser un tanto teatralizada, algo que las interpretaciones no logran superar, ya que pese a ser buenas se necesitaría algo sublime para escapar de ese detalle, pero pese a este hándicap el filme resulta maravilloso.

 

Nota: 9

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: