Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Psicosis

Título: Psicosis

Dirección: Alfred Hitchcock

Interpretación: Anthony Perkins, Janet Leigh, John Gavis, Vera Miles

USA. 1960

 

 

 

 

 

 

 

 

-“El mejor amigo para un muchacho es su madre”

-“Este chico vive como un ermitaño”

-“Si no voy al parador no quedaré satisfecha”

La madre del McGuffin.

Además de la escena más famosa de la historia del cine (me estoy refiriendo claramente al asesinato en la ducha), de la chirriante música de cuerda llamando a la sangre, de las trampas argumentales que nos lanza Hitchcock en un guión maliciosamente orquestado y en la que caen los espectadores como bobalicones y de la construcción de un personaje tan complejo e imbricado como el de Norman Bates (Anthony Perkins), además de todo eso (que ya lo encumbra merecidamente en la historia del cine) Psicosis es mucho más. Y es que esta mítica película tiene más incluso de las escenas que una y otra vez nos repiten en los medios de comunicación. Ya desde el principio, en una habitación de Hotel, el genial director inglés rompe los convencionalismos de la sociedad americana de la época con un diálogo de enorme calado a lo que le sigue el gran McGuffin (palabra acuñada por el propio Hitchcock) con el robo del dinero que no es más que una trampa, un anzuelo para enganchar al espectador enfocando y poniendo el acento en una circunstancia que realmente no tiene ninguna relevancia para la película. Ese es para mi el mayor mérito de la película más allá de los dos momentazos de terror que guarda en la chistera, la capacidad que tiene el guión de llevarnos a donde el director quiere, de manejarnos impunemente como marionetas, de engañarnos constantemente sin que podamos remediarlo.

Y en medio de ese engaño nos encontramos con escenas medidas que son un prodigio de la inventiva, varios giros de guión imprevistos (que yo recuerde es el único director que se ha atrevido a matar a la protagonista a mitad de la película) una atmosfera templada pero que manifiesta sutilmente el terror (La casa de Norman Bates o la lluvia golpeando el coche con una música al ritmo de los limpiaparabrisas es buen ejemplo de ello) una buena fotografía en blanco y negro y una maravillosa actuación de Anthony Perkins que sabe agarrar a uno de los personajes más complejos de la historia del cine con su actitud tímida a veces y psicótica y que tiene como hobby el disecciona pájaros, mientras vive supeditado a su madre. Perkins sabe combinar la simpática timidez del personaje con los achaques mentales del joven para hacer una actuación muy lograda.

Ciertamente es muy difícil buscarle fallos a la película, tiene ese toque actoral que personalmente nunca me ha gustado del cine clásico, donde siempre se nota que están actuando de una manera muy teatralizada (excepto en el caso de Perkins como ya he explicado) y donde se funciona más por roles que por personificación con el típico detective intrépido, el típico varón bondadoso pero dominante, el rico texano, la hermana protectora, personajes sin nada propio que decir de si mismos que no se haya dicho ya en la pantalla previamente, pero la verdad es que con Norman lo demás queda solapado.

Otro de sus problemas es la mediatización de una película cuyas escenas hemos visto hasta en la sopa. Si tiene la suerte de no saber nada de ella, se quedará anonadado con su final de infarto.

Nota: 9

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: