Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Caterina en Roma (Caterina va in citta)

Título: Caterina en Roma

Dirección: Paolo Virzi

Interpretación: Alice Teghil, Sergio Castellitto, Margherita Buy, Zach Wallen, Federica Sbrenna.

Italia. 2003

 

 

 

 

 

 

 

-“Me parece que te has vuelto un poco gilipollas como todos los de Roma, que se lo creen porque tienen dos equipos de fútbol en primera”

-“Hemos intentado civilizarla, pero la pobre no tiene remedio, incluso le buscaste un novio”.

-“Somos personas que solo podemos contar con nuestras propias fuerzas, antes pensaba que precisamente por eso podríamos salir adelante, pero no es así, nos utilizan, somos marionetas”.

 

Molto intranscendente.

 

‘Caterina va in citta’ se deja ver, tiene una historia más o menos concreta, que no intriga pero que no aburre, que expone críticas sobre la diferencia de clases, pero que no ahonda en ellas, que realiza un recorrido sobre el entorno socio-político de la Italia actual a través de los ojos de una adolescente, pero la mirada es tan inocente que sólo la araña superficialmente… el resultado final es una cinta un tanto intranscendente, diríase cobarde a la hora de tratar los temas y que encima utiliza bastantes tópicos a la hora de hablar de ricos y pobres, comunistas y fascistas y niñas impúdicas a los 13 años.

El mejor personaje de la película, el del padre de Caterina, está desaprovechado y eclipsado en la película por la muchacha, pero en sí mismo, este profesor que piensa por sí mismo, que muestra sin tapujos su hartazgo por la clase política y el bipartidismo, que cree en el trabajo pero que va viendo como sus principios se van desmoronando poco a poco en la gran ciudad a la que ha llegado junto a su familia, resulta muy carismático y el más fascinante de toda la trope que aparece en la película. Para el resto se tira de clichés, desde el pase de modelos de niñas posicionadas ideológicamente en función del voto de sus padres (con apuntes filofascistas hacia los que apoyan a Berlusconi), hasta estudiantes extranjeros que no se enteran de nada, o madres pasotistas que viven despreocupadas al despertar al mundo de sus hijas.

Nada especial en la música, en la fotografía o en el plano técnico, la película es más bien plana en estos aspectos en los que desde luego no tiene nada que enseñar.

Lo que hace permanecer al espectador frente a la pantalla, es más que nada la mirada inocente con un tanto de comedia con la que esta dulce muchacha va narrando el devenir de los acontecimientos. Y es que lo bueno de la intranscendencia es que el liviana y fácilmente digerible, y sin errores de bulto, es suficiente para pasar el rato, pero no se le puede pedir mucho más.

 

Nota: 5

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: