Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Las invasiones bárbaras

Referencia: I-0226

Título: Las Invasiones Bárbaras

Dirección: Denys Arcand

Interpretación: Remy Girard, Stephane Rousseau, Marie-Joseé Croze, Dorotheé Berryman, Louise Portal, Dominique Michel, Pierre Curzy.

Canadá. 2003

 

 

 

 

 

 

-“Tengo la firma intención de mantenerme lúcido hasta mi muerte”.

-“He derramado ríos de esperma soñando con esos muslos”.

-“No es su vida actual la que no quiere dejar, es su vida pasada. Esa ya está muerta”

-“Nunca imaginé el día en el que rechazarías trufas frescas”.

 

 

El estertor del imperio americano.

 

Dos décadas después de estrenar ‘El declive del imperio americano’, Denys Arcand quiso realizar la segunda parte de esa película, con los mismos personajes que 20 años antes tan grácilmente hablaban de sexo pero sensiblemente más envejecidos. La película tiene prácticamente los mismos ingredientes que su antigua predecesora, es decir, mucho diálogo, profundas reflexiones acerca de la vida, un clima intelectual, continuas referencias al sexo en los diálogos y un intento desesperado por ensalzar la amistad. Pero además de todo esto Arcand añade un elemento que mejora sensiblemente su primer engendro intelectualoide, y ese elemento no es más que una historia, algo que poder desarrollar en un guión y con lo que poder emocionarse.  Y es que el travieso y adultero profesor de historia que en la primera entrega nos hacía reír tiene 20 años después un mortal cáncer de cerebro, esa será la noticia que propiciarán que todo el grupo de amigos se vuelva a reunir en torno a su lecho de muerte y veamos progresivamente el avance de un enfermedad dejando además abiertas otras subtramas como la del mundo de la droga, la eutanasia, la pérdida de la fogosidad sexual, temás que son tratados conjuntamente junto a otro que también aparece en la primera parte, el de la política y sus letales consecuencias en forma de guerras y genocidios.

Bien ensamblada, inteligente, audaz y con toque de cinismo a la hora de criticar los convencionalismos sociales, el problema de las Invasiones Bárbaras es que su incursión en el camino del diálogo es demasiado profusa, todo es hablar y serpentear acerca de los mismos temas, rodearlos una y otra vez, alejarlos de lo que entendemos como una conversación tradicional, haciendo que la película vaya perdiendo realismo poco a poco, es decir, exactamente lo que le pasaba a al primera parte pero en una dosis inferior y claro, lo que se aleja de lo real, tiene más dificultades para emocionar, por ello, pese a lo logrado del personaje del moribundo y de sus curiosas reacciones ante la muerte (desde luego si es una película para pensar) no llega a tocar la fibra sensible, a emocionar realmente. Y eso que individualmente muchas de las frases que los personajes van dejando a lo largo de la película son verdaderamente geniales, pero juntas conforman una amalgama que muchas veces parecen difíciles de digerir.

En el plano técnico también mejora esta película al declive del imperio americano, con buenos trávellings a lo largo de los pasillos del hospital, los sutiles acercamientos de cámara en los momentos más emocionantes, y paisajes bien fotografiados.

En definitiva una película para aprender, para reflexionar y para ver con la mente bien despierta, nunca como puro entretenimiento.

 

Nota: 6

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: