Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

La piel que habito

 

Título: La piel que habito

Dirección: Pedro Almodóvar

Interpretación: Antonio Banderas, Elena Anaya, Marisa Parededes

España. 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

-“Si tanto te gusta ese vestido, póntelo tú”.

-“El olor a carne carbonizada, le embriagaba”

 

Frankensmodóvar

 

El último experimento de Almodóvar es un fracaso a medias. Fracaso porque su retorcida trama argumental se deja un buen puñado de piezas del puzzle por el camino, porque muchos personajes no funcionan (el brasileño tigretón es un fiasco absoluto para el filme), porque se explaya en explicaciones innecesarias a través de los diálogos y deja pasar tres cuartas partes de la película sin provocar demasiado interés, sin sorprender, y porque la fusión de géneros entre Thriller, ciencia-ficción, romance, y terror psicótico no termina de engarzarse bien, y la película queda deslavazada, auspiciado también por un montaje con demasiadas idas y venidas entre pasado y presente. Pero sólo a medias, porque en ciertos momentos el cineasta manchego deja el pabellón muy alto, primero al mantener esa capacidad innata que tiene para hacer que hasta el guión más ridículo luzca en pantalla con interés y con credibilidad, porque sigue envolviendo sus películas de una escenografía brillante, con una decoración artificiosa, llamativa pero que realmente viste a los escenarios en el que se desarrolla la obra con un sentido narrativo muy exigente, porque de nuevo sabe aplicar la música con sentido argumental (aunque a veces se echa de menos un cambio hacia tonalidades no tan clasicistas) y porque sabe arrancar unas buenas actuaciones de los dos personajes principales, tanto Banderas como Anaya está muy bien, aunque acompañado por una pléyade de secundarios que bajan el nivel interpretativo general.

Cuenta también con algunas secuencias verdaderamente maravillosas, la del final, después de la farragosa trampa por la que nos ha llevado durante toda la película, resulta casi emotiva, y el buen sabor de boca que deja esa escena final consigue salvar gran parte de la película, la escena del afeitado también está a gran altura y ahí el diálogo entre víctima y verdugo si resulta realmente motivante.

Pero hay que irse a los detalles o a los momentos concretos para encontrar las maravillas escondidas en la película como brillantes en un estercolero. La propuesta es arriesgada y poco efectiva, sorprendente, pero solo en el tramo final, compleja pero inconexa, carismática pero perdida. Por eso en este universo propio de Almodóvar, en ese cine de autor que intenta dejarnos KO, le falta descargar de verborrea y detalles a la primera parte de la película y suministrar un ritmo más acompasado (la película a veces se eterniza y a veces se precipita), pero he ahí la cuestión…. Y que pese a esa catástrofe consiga salvar la película in extremis!!! Es todo un logro, por algo ha paseado su apellido por medio mundo.

 

Nota: 5

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “La piel que habito

  1. No me convence ir a ver esta película…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: