Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Cuentos de la luna pálida de agosto

Título: Cuentos de la luna pálida de agosto.

Dirección: Kenji Mizoguchi.

Interpretación: Machiko Kyo, Mitsuko Mito, Kinuyo Tanaka, Masayuki Mori, Sakae Ozawa.

Japón. 1953

 

 

 

 

 

 

 

 

-“En esta vida, para ascender, a veces hay que aguantar sinsabores”.

-“Entre vuestros dedos mis piezas me parecen maravillosas, ahora entiendo que su belleza depende que quién las utiliza. Le agradezco que use mis cerámicas”.

-“La guerra cambia el carácter de la gente”.

Los sinsabores del éxito.

Una fábula con su moraleja acerca de la búsqueda de la felicidad y de que hay que tener cuidado con lo que se desea. La obra maestra de Mizoguchi es una coctelera donde se mezclan en pequeñas dosis toda la temática clásica del cine japonés, la vida feudal, las guerras entre samurais, las leyendas fantásticas con sus ánimas actuando como personajes, el honor de las mujeres… sumando además un tema tan occidental como el de la ambición, aunque con un resultado mucho más moralista que el que pudiera haber resultado de una producción de Hollywood.

El ritmo de la película es sólo ligeramente lento, mucho más acelerado de lo que suele apreciarse en las cintas que por esta época solían realizarse en tierras niponas y por lo tanto la película pasa con cierta cadencia y es digerible.

Mizoguchi logra hacer maravillas con el blanco y negro y dibuja una atmósfera tenebrosa, apuntalando los claroscuros de la pantalla, cincelando los encuadres de la cámara hasta lograr composiciones armoniosas, especialmente admirables las neblinas sobre el agua o las casas carcomidas por el tiempo. Mizoguchi acude en demasía al plano secuencia como recurso para distribuir la historia, lo que en mi opinión va en su detrimento y la penaliza con un punto de amalgamamiento que se podría haber evitado, sin dejar de admirar que por separado dichas secuencias están magníficamente dirigidas. Tampoco es una película en la que el espectador pueda llegar al 100% a identificarse con los personajes (complejos y bien diseñados) tal vez solo por las diferencias culturales que separan a este espectador de la producción, pero en cualquier caso no me emocionan las vivencias de estos personajes que desde luego sí viven avatares en los que dejar un trozo de sentimiento.

La obra merece la pena en si por su valor didáctico, por su honestidad a la hora de presentar diferentes temas y propuestas, por tener un hilo argumental sólido (tal vez demasiado ramificado en cuanto a las acciones de sus personajes) y por su excelente planificación técnica, pero se desmerece en cuanto a un montaje ineficaz (cuando los personajes toman caminos diferentes la obra se convierte en una sucesión de bloques dispersos), su exceso de moralina y por el inevitable paso del tiempo, y es que sigo sin acostumbrarme del todo al granulado y el ruido de fondo que desvían la atención en las películas acusadas de senectud.

Nota: 6

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: