Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Nueve canciones

Título: Nueve canciones

Dirección: Michael Winterbotton.

Interpretación: Kieran O´Brien, Margo Stilley

UK. 2004

 

 

 

 

 

 

 

-“Cuando me acuerdo de Lisa no pienso en su ropa, ni en su trabajo, ni de donde era, ni si quiera en lo que decía, pienso en su olor, en su sabor, en su piel tocando la mia”.

– “La capa de hielo puede tener cuatro kilómetros de profundidad, el hielo puede tener medio millón de años, el aire allí atrapado registra el clima de cuando se formó, es la memoria del planeta, una memoria de cuando no había gente”

Sexo musicado.

Con grandes dosis de talento y un mimo acunando cada plano, Michael Winterbotton nos presenta una película polémica por sus escenas de sexo explícito (la mitad de la película) intercaladas entre piezas de conciertos de rock en directo (la otra mitad del filme). El director nos presenta así una relación de pareja en su faceta más íntima y seductora, pero aunque nada se oculta a la cámara y no hay problemas para mostrar los órganos sexuales obrando su melodía, la función no es pornográfica ya que cada plano se ha creado de una forma armónica y sugerente, el sonido recoge el pálpito de cada beso y la música de piano que acompaña a la escena lo convierte en algo más dulce que obsceno. En cualquier caso, pese al mimo y a la habilidad fotográfica con la que Michael Winterbotton envuelve el acto sexual, la película no es apta para adictos a la moral. La otra parte de la película se basa en las tomas en directo de los conciertos de rock con grupos de primera línea del panorama musical británico y en los que también sabe sacar partido narrativo a la música con el espectáculo de luces, movimientos y las sensaciones del público asumiendo la dirección de un muy buen videoclip. Al margen de estas dos funciones, la película tiene un par de escenas más rodadas en la Antártida y cuya fotografía recoge la bella y solitaria estampa de estos parajes.

Eso es todo, por lo que la película se queda sin hilo argumental, sin base narrativa, sólo hay dos personajes (ni uno más, ni siquiera secundario) y a estos sólo los conocemos en una faceta, en su vida sexual, cuando acaba la película apenas tenemos un par de datos de esos desconocidos que aparecen ante la cámara y que por lo tanto terminarán por evaporarse en el recuerdo. Tampoco hay trama ni acción, más allá de las fantasías sexuales de los protagonistas, por lo que no hay nada que esperar, nada a lo que el espectador se pueda agarrar, no hay película sino una sucesión de escenas magníficamente rodadas que no llevan a ningún lugar y que no deja poso. Tan exigua es la narración que la película tiene un metraje de apenas una hora y en la que la mitad es relleno musical. Pese a su clima poético y sus buenas intenciones eróticas, la película no llega a los mínimos exigibles de entretenimiento, muy enfrascada en su sello de autor, aunque es de valorar la frescura que ofrece al espectador y la mirada cotidiana con respecto al sexo.

Nota: 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Nueve canciones

  1. po ya no voy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: