Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El padrino III

Título: El padrino III

Dirección: Francis Ford Coppola

Interpretación: Al Pacino, Andy Garcia, Diane Keaton, Joe Mantegna, Talia Shire, Raf Vallone, Eli Wallach, Sofia Coppola.

USA 1990

 

 

 

 

 

-“Sabes Michael, ahora que eres una persona respetable, eres más peligroso que nunca, de hecho, te prefería cuando eras un simple matón de la mafia”.

-“Las finanzas son un arma, la política es saber cuando hay que apretar el gatillo”.

-“Nunca odies a tus enemigos, no te permite juzgarles”.

 

La mafia en las altas esferas.

 

La peor de las tres de la saga del padrino, no deja de ser una película más que interesante, con una trama aún más conspiranoica, y en la que se da paso a mostrar los círculos de poder de las elites, especialmente de la iglesia católica y las influencias del Vaticano con las altas esferas del poder. Interesante aunque tal vez demasiado compleja, en esta ocasión la película nos ofrece un padrino mucho más humano, que empieza tener dilemas morales de alto calado, menos visceral, pero incapaz de huir de su pasado, esto hace que el personaje principal de la saga decaiga, su aura de frialdad, su impasividad ante el crimen desaparece y nos deja en su lugar a un complejo hombre de negocios, lo cual va en detrimento de la película. Sin un reto tan fascinante por interpretar, Al Pacino hace un buen papel pero no nos deja pasmados como en las anteriores versiones de su personaje.

Las ausencias de Robert Duvall y James Caan en esta cinta se hacen notar y es que el corolario de personajes que nos ofrecía Coppola en anteriores ediciones queda aquí mucho más reducido, aunque suficiente como para dibujar con precisión la compleja trama de intereses económicos.

La ambientación basada en finales de los años 70 es más austera, más moderna que en las anteriores y menos efectista tal vez porque Gordon Willis está menos inspirado con la fotografía.

Pero claro, la película empequeñece solo al lado de sus dos hermanas mayores, por sí sola la película demuestra tensión, un entramado muy interesante en los juegos de poder, buenas actuaciones, algún momento memorable, (la confesión de Michael es fantástica) y un final muy logrado (tal vez demasiado extenso) donde el montaje entre la actuación operística y una serie de asesinatos da lugar a una explosión de cien fantástica una buena guinda para el final de la trilogía más famosa de las historia del cine, pese a que tiene algunos guiños de petulancia y pretenciosidad que se podría haber ahorrado, aunque al fin y al cabo están justificados en la trama al mostrarnos lo más granado de la alta sociedad.

 

Nota: 6

 

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: