Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El padrino

Título: El padrino

Dirección: Francis Ford Coppola

Interpretación: Marlon Brandon, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, Diane Keaton, John Cazale, Talia Shire, Richard Castellano, Sterling Hayden.

USA. 1972

 

 

 

 

 

-“Vienes aquí, el día de la boda de mi hija, y me tratas con tan poco respeto… ni siquiera me llamas padrino”.

-“Le haré una oferta que no podrá rechazar”

-“A mi no me gusta la violencia, esto es un negocio, y la sangre cuesta cara”.

 

Una película que no podrá rechazar.

 

Coge un personaje, moldéalo, dale actitudes, sentimientos… rellénalo de una personalidad única, plantéale retos para que reaccione de forma natural a sus recién adquiridas características, profundiza en sus sueños y sus ilusiones, no dejes que sea perfecto, no permitas que sea bueno, ni tampoco malo y entonces, solo entonces, dejará de ser un personaje para ser un hombre, tendrá vida propia. Esto es lo que Francis Ford Coppola consigue con todos y cada uno de los ‘hombres’ que aparecen en la película, personas diseccionadas en todos sus ámbitos a los que conocemos como si nos hubiéramos criado con ellos, y eso es tan difícil de conseguir… Y más con la intensidad y la pasión con que lo hacen en El padrino. Todo lo hace a costa de una presentación tal vez algo larga, pero el resultado de sentir a los personajes solo con oírlos respirar, con cruzarse en su mirada, es irrepetible. Claro que para conseguir este efecto Coppola no está solo, le acompaña un elenco de actores de órdago todos los cuales consiguen la mejor interpretación de sus carreras en esta película. Marlon Brando a la altura de un Dios extrayendo arte en cada arruga de su cara y Al Pacino soberbio al encontrar el equilibrio en las contradicciones que encierra el propio personaje y hacerlo no solo creíble sino comprensible.

El ritmo es otra de las claves que ha hecho de la película un clásico irrenunciable, su capacidad para alternar largas escenas familiares, que preparan el terreno para culminar con acción y violencia para volver a reposar el duelo en el ámbito familiar, hace que ni un solo trozo del guión quede cogido por alfileres, todo responde a secuencias lógicas y cada giro de guión tiene un tiempo conveniente para ser reposado y asimilado. Se  consigue así caminar firmemente por una trama complejísima de conspiraciones, traiciones, enredos familiares y tradiciones sicilianas que en manos de otro director hubieran enloquecido al espectador, aquí siempre está claro el próximo paso del laberinto.

El tercer elemento que hace de El Padrino una obra maestra está en su lograda ambientación de familia italo-americana de los años 40,  desde el vestuario al mobiliario, junto con los usos y costumbres… todo está cuidado al detalle para que nos introduzcamos en el universo de la Cosa Nostra y no podamos escapar de ella. Buena fotografía, la excelente música de Nino Rota, todo es notable.

Tiene sin embargo la película una perfección académica, una lucidez basada en el talento, no en el genio y pasado algún tiempo después del visionado, lo más que queda es un par de frases del guión y algún aspecto de la trama, el engranaje es sólido y funciona a las mil maravillas, pero no sorprende, seduce pero no estalla.

Nota: 9

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “El padrino

  1. Angus en dijo:

    Para mi obra maestra…….mafias mafias mafias….

  2. Pingback: Erase una vez en América « Palomitas con choco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: