Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Esplendor en la hierba

Título: Esplendor en la hierba

Dirección: Elia Kazan

Interpretación: Natalie Wood, Warren Beatty.

USA. 1961

 

 

 

 

 

-“Te equivocas, no soy una chica decente, no me rechaces Bud”.

-“Me pasa lo mismo que a ti, apenas pienso en la felicidad”…”Tal vez sea lo mejor, tomar las cosas tal como vienen”.

-“Aunque ya nada puede devolver la hora del esplendor en la hierba, de las gloriosas flores, no hay que afligirse, porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo”.

Carpe diem machista

Hay películas que no se sobreponen al paso del tiempo, y aun entendiendo muchos valores de los que emana la película, a los ojos de un espectador de hoy en día resulta excesivamente cursi, machista, cargada de moralina, aunque al final, sólo al final, utilice muchos de esos conceptos para criticarlos y salvar en parte la ‘moralidad’ de la película. La historia de amor en la que se basa es empalagosa, poco verosimil y repleta de clichés que además no dejan a la mujer en muy buen lugar en su papel de ama de casa y amante fiel, mientras que al hombre si se le permite algún que otro escarceo, y aún así si que sabe utilizar el sentimentalismo, y tocar la fibra sensible especialmente al final, donde todo se rehace, donde la crítica se enfoca más hacia la perdida de la juventud y no a la pérdida de la decencia como había venido martilleando a lo largo de toda la película, una buena conclusión para la cinta que te hace pensar algo más allá, pero hasta llegar allí pasan casi dos horas poniendo el acento en una burda relación amorosa. Bien fotografiada, con un ritmo aceptable y con momentos de tensión telenovelescos (incluyendo al hombre rico y guapo capitán del equipo de rugby que se enamora perdidamente de la bellísima joven más pobre y en la que los padres tratan de impedir la relación), Esplendor en la hierba cuenta con dos actuaciones muy por encima de los personajes que interpretan, siendo al menos capaces de captar esa tensión sexual reprimida en un ambiente pueblerino de moralidad extrema (salvo la más laxa de algunas chicas) y donde la obediencia está al menos plagada de tentaciones.

Al final (apoteósico final, que te deja el corazón avinagrado) el director se desdice de muchos de sus planteamientos previos, y resulta en conclusión que la película no trataba sobre el amor, ni sobre la decencia que deben mantener las chicas jóvenes en sus primeros escarceos con los hombres, es mucho más, pero llega demasiado tarde.

Nota: 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: