Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Salvar al soldado Ryan

Título: Salvar al Soldado Ryan

Dirección: Steven Spielberg

Interpretación: Tom Hanks, Tom Sizemore, Edward Burns, Barry Pepper, Matt Damon.

USA. 1998

 

 

 

 

 

 

 

–          “¿Merece la pena poner en peligro la vida de ocho hombres para salvar a uno?”

–          “Sólo sé que cada vez que mato, me siento más lejos de casa”.

Sentir las balas

 

Desembarco en Normandía, comienza la batalla más hiperrealista de toda la historia del cine bélico y uno de los mejores arranques para una película de la historia del cine, simplemente espectacular, simplemente se siente las balas, sus silbidos suenan más graves y contundentes que todo lo que se había hecho antes, la acción sin dejar de ser efectista y trepidantes se vive intensamente como si la tuvieras al lado, un prodigio técnico en todos los sentidos desde los efectos especiales y de sonido, hasta la colocación y movimiento de las cámaras así como el vestuario, el maquillaje y toda la ambientación necesaria que hace que el espectador se empape hasta la médula de las implicaciones bélicas, de la paranoia terrorífica que encierra tan dramática situación. A partir de ahí, la verosimilitud en la reconstrucción de esa carnicería es sin duda lo mejor de toda la película. A partir de ahí, la película continúa en una buena línea con un guión sólido, algunos diálogos confeccionados para la emoción (en algunos casos demasiados doctrinales o moralistas) y siguiendo una línea de acción con más tintes detectivescos que bélicos en la búsqueda de este soldado salpicada que alguna sorpresa de vez en cuando. La película consigue mantener el interés en todo momento pese a un largo metraje y marcar ritmos continuos con una tensión dramática que sostiene un nivel alto, aunque no excepcional.

Todo en general está cuidado en el plano técnico, interpretativo y narrativo, todo hace mención a una película enorme y fascinante por momentos, hasta el final, el gran problema de Steven Spielberg, donde vuelve a tirar del tono sensiblero y patriótico, arrastrado por las barras y estrellas, que en el último instante le roba toda la credibilidad a la película, le arrebata un buen trozo de su fuerza en verosimilitud y empalaga en su punto final para dejar un regusto mucho peor del que se degusta en el resto de la película, una lástima la actitud tópicamente hollwoodiense que adopta Spielverg en muchas de sus películas, sus obras podrían ser más grandes y recordadas. Aunque un fallo final no debe empañar del todo una soberbia muestra de dominio técnico como es esta epopeya bélica con corazón.

Nota: 8

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: