Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El espejo

Título: El Espejo (Zerkalo)

Dirección: Andrei Tarkovsky

Interpretación: Margarita Terekhova, Philip Yankovsky, Ignat Daniltsev.

URSS 1975

 

 

 

-“Durante tres días no hablé con nadie, hasta me pareció bueno callar, las palabras no pueden transmitir todo lo que siente el hombre, son flojas”.

-“Siempre veo el mismo sueño, como si el sueño quisiera obligarme a volver a aquellos lugares amados hasta el dolor, donde estaba la casa de mi abuelo, donde hace 40 años nací sobre la mesa de comer. Cuando quiero entrar en la casa, algo me lo impide”.

 

Recuerdos fragmentados.

 

La película es un caos estructural, como la propia mente quizás, como los recuerdos que se amontonan en algún vertedero del cerebro. Es quizás una película más realista que la de una visión natural y lineal de los recuerdos, pero sólo en esencia, en el trabajo de percepción del espectador, en el aquí y ahora, es demasiado compleja, fragmentaria, inenarrable, un puzzle imposible de componer en la hora y 41 minutos que dura la película. Así, los recuerdos de Alexei aparecen brumosos, confusos, desconcertantes, y más cuando los mismos actores se representan tanto en el presente como en el pasado, aumentando aún más el laberinto cognitivo que nos ofrece la película. Así, durante la película vemos la utilización tanto del color como del blanco y negro de forma que parece casi caprichosa, en el continuo ir y venir de las imágenes de una época a otra que a veces se entremezcla con los espacios oníricos para enzarzar aún más el guión, poco le queda al espectador para tirar del hilo. Súmenle los trozos de documentales o espacios televisivos que inserta dentro de la película (curiosas las referencias a España en este punto, tanto a la guerra civil como en el folclore y las corridas de toros que un genio del cine decidió poner un vez dentro de una de sus películas). Todo eso hace que la película aparezca ante el espectador como añicos de celuloide.

Luego están las formas y en eso Tarkovsky si que no defrauda. La obsesión por el detalle y el realismo en los planos, la comunión de la naturaleza con el metraje, la utilización de los sonidos como verdaderos actos narrativos especialmente con las oleadas de viento que transcurren a lo largo de la película dejando una atroz sensación de soledad, el efecto simbólico de los objetos, la fotografía preciosista en las verdes praderas… en todo eso sigue siendo un mago, sabe dirigir sin ninguna duda, pero la película no se entiende, o al menos mi mente no la alcanza.

La fuerza plática embelesante, la poesía que imprime tanto a golpe de diálogos como de planos, no son pues suficientes para encauzar una película con demasiados pasadizos que no llevan a ningún sitio.

 

Nota: 4

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “El espejo

  1. Pingback: La infancia de Iván « Palomitas con choco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: