Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Miedo y asco en Las Vegas

Título: Miedo y asco en Las Vegas.

Dirección: Terry Gilliam

Interpretación: Jhonny Deep, Benicio Del Toro

USA 1998

 

 

 

 

 

-“Joder, que oleadas de paranoia, locura, miedo y odio, vibraciones intolerables en este lugar, la pasma se acerca, puedo oler a esos cerdos, hazme un favor Dios, déjame sólo cinco horas más, déjame que me deshaga de este coche y de este horrible desierto”.

-“ignora esa terrible droga, finge que no está pasando”.

-“El Basuko es adonde la gente iría el sábado por la noche si los nazis hubieran ganado la guerra, esto es el sexto Reich”

 

Colocón en exceso.

 

Miedo y asco en Las Vegas es ante todo excesiva, una gran epopeya del mundo de las drogas que desde el primer segundo es exagerada, bestial, mastodóntica, porque la hipérbole nace desde el primer segundo de cinta y de ahí para arriba. En esto se reconoce que la cinta no tenga ni un guión muy claro, ni personajes en los que profundizar (son sólo sombras de ellos mismos), ni orden ni concierto, todo es un maremagno de imágenes y de situaciones rocambolescas, de clara impronta ficticia, que viven un par de personajes que zigzaguean por el celuloide sin saber bien lo que hacer, porque pueden ser héroes y villanos varias veces en el mismo metraje, obsesionados con tomar drogas de todas clases, en cualquier momento, unas veces están excesivamente relajados y al tiempo profundamente nerviosos, taquicárdicos, viviendo los diferentes estados que las sustancias estupefacientes les hacen vivir. La actitud misma de la película es la de repeler o al menos desconcertar al espectador, es absolutamente identificarse con alguna escena o personajes si no se está en una situación de delirio, es imposible comprender las motivaciones o los escenarios esperpénticos, la película en sí es una especia de lupanar freak, una feria aberrante y distorsionada donde no hay refugio, donde se está abocado a seguir adelante sin remedio sean cuáles sean las consecuencias. Tanto Jhonny Deep, como Benicio del Toro salvan con honor la imposible tarea de gestar un personaje de esos muñecotes desfasados con lo que le toca lidiar en la película. Es difícil precisar que es esta obra, y po tanto es difícil decir que es una buena película, lo que está claro al menos es que es un valiente experimento fílmico del que ha surgido este espectáculo, innovador y tentador, alejado de la convenciones hollywoodienses.

Nota: 4

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: