Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Magnolia

Título: Magnolia

Director: Paul Thomas Anderson

Interpretación: Tom Cruise, Philip Seymour Hoffman, Julianne Moore, Jeremy Blackman, Melinda Dillon, Philip Baker Hall, Ricky Jay, William H. Macy, Alfred Molina.

USA. 1999

 

 

 

 

-“Mi último deseo y todo ese rollo del moribundo, es que busques a mi hijo”

-“Respetad la polla y domad el coño”.

-“La biblia dice que quizás nosotros hallamos terminado con el pasado, pero el no ha terminado con nosotros”.

 

De ranas y hombres

 

Brillante película coral, extraña, compleja y firme con un guión de un poder absoluto y tremendamente atractivo que se permite licencias magistrales para separarse a bocanas del cine convencional. Magnolia es para empezar la historia de nueve historias, la vida de nueve personajes que de forma independiente tendrían una gran validez como obra pero que se unen íntimamente en el relato hasta conformar esta obra única y desconcertante por momentos con una dirección de actores magistral en una obra coral, aunque destaquen sobre los demás los papeles de Tom Cruise y Julianne Moore, y es que este insólito retrato de vidas que discurren paralelas y que van desmadejando el tormento interior que les aflige con el perdón como tema principal de la película. La película tiene diálogos que conmocionan, de una fuerza emotiva brutal, porque disecciona a cada uno de los personajes los desnuda ante otros personajes que se cuentan sus mezquindades en latigazos de emociones que ponen firme el pulso narrativo. Ciertamente el guión sobrepasa lo excéntrico y a veces hasta es efectista buscando la sorpresa inimaginable, el guiño que te agarra a la historia en el mejor momento, pero el resultado es tan bueno en una película tan extraordinariamente difícil de dirigir. Ciertamente un reconocimiento para el montaje por saber mantener el ritmo de las nueve historias sin que ninguna se vea sobredimensionada y vilipendiada por el resto, manteniendo el tempo de todas ellas, manteniéndolas vivas durante la película aunque fueran durante rato otras las que aparecen en pantalla, para ello, algunos momentos musicales donde a todos los personajes en su soledad les afecta las misma canción (todas de Aimee Mann) sirven para recordar a cada personaje y su peculiar problema. Su brillantez comienza desde el primer fotograma ya que el inicio de la película en la que cuenta tres serendipias para adelantar otro de los temas principales de la película, el del azar. El final, simplemente apoteósico. Las buenas interpretaciones que consigue se deben también a los jugosos personajes que la pluma de Thomas Anderson ha preparado, todos extremadamente humanos, tanto que a veces resulta difícil creerlos incluso, pero sus problemas son tan cercanos y extremos que asustan. Con todo, el principal atractivo de Magnolia reside en su meticuloso engranaje argumental, muy pocos directores son capaces de mantener al espectador interesado y atolondrado al mismo tiempo, y menos en un galimatías coral como el que presenta esta película, Anderson lo hace para triunfar, arriesgando y poniendo toda la carne en el asador.

 Nota: 9

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: