Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

La vida de Brian

Título: La vida de Brian

Dirección: Terry Jones

Interpretación: Terry Gilliam, John Cleese, Michael Palin, Graham Chapman.

UK. 1979

 

 

 

 

 

-“A los únicos que odiamos más que a los romanos son a los del Frente Juadico Popular…¡disidentes!”

-“Encima no me chistes, 18 años cumpliendo mi promesa y ahora me vas a chistar?, ni un sonido reconocible en 18 años ha salido de mis labios”.

-“Yo digo que eres el Mesías y de eso entiendo porque he seguido a varios”.

 

La mejor religión es la risa.

 

Totalmente absurda. A los que busquen coherencia en una película que le desechen desde el primer momento, pero a los que quieran darle una oportunidad al humor al humor basado en la hiperbolización de los tópicos, el ingenio de diálogos y en los sketches delirantes, que le den una oportunidad a esta película que cuanto menos rompe moldes, porque al final se convierte en una brillante sátira que desborda con un humor maravillosamente inteligente, y que esconde una crítica profunda en cada carcajada, más de la que se pudiera pensar en un primer momento al visionar la película que tal vez necesite de un segundo visionado para darse cuenta de las complejidades que esconde detrás bajo tan frívola apariencia. A lo largo de la película se desarrollan numerosas escenas que han pasado individualmente a la historia del cine de humor. Irreverente hasta la médula desde la primera a la última secuencia, la Vida de Brian sacó más de una ampolla a la iglesia aunque la vida que retrata no sea la de Jesús aunque sí que corra paralela a la del “Dios”. Aunque desternillante y absolutamente buenísima para oxigenar el cerebro, esta película de los Monty Python presenta una galería de personajes a cada cual más absurdo pero demasiado caracterizado, muy personaje y menos persona, desde luego muy acentuado para conseguir el efecto del gag cómico, pero demasiado esperpéntico para ser una persona en la película lo que le resta cierta eficacia como guión y como narración y que a veces efectúa secuencias demasiado inconexas entre unas y otras, pero desde luego este no parece ser el objetivo de la película, por lo que a los autores no les supondría ningún problema perder eso. El final con la música acompasada mientras todos cantan Always look on the bright side of life, es simplemente espectacular.

 Nota: 7

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: