Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

La teta asustada

Título: La teta asustada.

Dirección: Claudia Llosa.

Interpretación: Magaly Soler, Susi Sánchez, Efraín Solis.

Perú. 2009

 

 

 

 

 

 

-“Si el color rojo es el color de la pasión, báñame con tu menstruación”.

-“Es un caso poco común, tiene un tubérculo en la vagina, una papa para ser más exactos”.

 

La papa en la vagina

 

La teta asustada tiene imágenes cautivadoras, una historia para nada convencional y una forma especial de tratar el realismo, de una forma contemporánea pero muy anclada en el pasado. En efecto, el título de la crítica no es una pijotada de este humilde autor, sino el resumen del guión que trata la historia de una muchacha que deliberadamente y por tradición lleva una patata en la vagina, esa a priori absurdez, te engarruña el alma cuando descubres los antecedentes de violaciones reiteradas en la familia cuando era algo normal que durante una guerra entraran en tu casa mataran a tu marido y te ensartaran sin más. La verdadera protagonista de la película, no es Fausta, es su miedo, a andar sola por la calle, al contacto humano a perder las raíces que le traspasó su madre y todo ello nos deja algunas escenas mágicas (cortando las raíces de la patata que le sobresalen de la vagina, el paisaje pintado de cascada en una boda y rodeado de desierto, los globos en la falta de la novia, la captura de perlas, la forma en la que embalsaman el cadáver de la abuela) y pese a todo, el ritmo de la película es lento, muy lento, tuve que volver a algunas escenas para poder tener una mejor comprensión de ellas, el argumento sobre el que gira la película, aunque sorprendente, tampoco da mucho más de sí, y no ahonda demasiado en la raíces de los pueblos indígenas, en la santería, o en otros muchos aspectos de estos pueblos que pueden generar viveza en la película, tampoco aprovecha al 100% los recursos musicales o fotográficos que se quedan en simple anécdota y que no ayudan a sacar del lodo del aburrimiento a la película. Es un filme bien cimentado y con pilares fuertes, pero con paredes de cartón piedra que se derrumban que no te dejan apreciar los detalles de la historia porque la mente del espectador se va hacia otros confines, una lástima, pero en esta ocasión, en Berlín exageraron al darle el Oso de Oro, pese a sus pequeñas virtudes.

 Nota: 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: