Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Punch-Drunk love (embriagado de amor)

Título: Embriagado de amor (Punch-Drunk Love)

Dirección: Paul Thomas Anderson

Interpretación. Adam Sandler, Emily Watson.

USA. 2002

 

 

 

 

 

-“quiero aplastarte la cara con una maza, sacarte los ojos y comérmelos”.

-“No te imaginas la fuerza que tengo ahora, tengo un amor en mi vida, así que si yo fuera tu diría ya está”.

Arrebatadoramente absurda

Leí en una crítica que Embriagado de amor es una película Supercalifragilísticaespialidosa, otras menos condescendientes la calificaban de mera mamarrachez, para mí es sublime, brillante y al mismo tiempo inclasificable y deliberadamente absurda. Paul Thomas Anderson parte de un género tan acertadamente denostado por la crítica como la comedia romántica, pero le da una (más bien un centenar) vuelta de tuerca para adaptar al género a sus caprichos y convertirlo en algo absolutamente distinto, más cercano a la paranoia y a lo neurótico que al dulce néctar empalagoso de las típicas películas protagonizadas por Sandra Bullock y Hugh Grant. Así, en lugar de dos guapos que se encuentran por azar  y son capaces de salvar todas sus dificultades con amor, aquí nos encontramos con un personaje delirante protagonizado por un Adam Sandler que probablemente borde aquí el mejor papel de su carrera. Es un chico obsesivamente tímido, con arranques de violencia, asfixiado por un ambiente feminista (tiene siete hermanas) que lo tienen cohibido, y que borda en todo momento la locura y la paranoia, es tan lunático como la propia película. Este personaje redondo, magníficamente fabricado y excelso en todos sus matices por su complejidad y extravagancia, se topa de pronto con el papel de Emily Watson, un contrapunto a este personaje, mucho más encajado en la vida real y vitalista y con la decisión pertinaz para llenar el hondo hueco de timidez de Barry (el personaje protagonizado por Adam Sandler) ambos se enamoran y el resultado es… tan desconcertante. En toda la película el espectador parece estar realmente borracho, los giros inesperados y constantes hacen realmente que el espectador se pierda en esa maraña absurda, que sea imposible predecir el siguiente plano, el colorido de los fundidos, y la música histriónica y absolutamente atípica acentúan ese efector de embriaguez, de tener el corazón en un vilo pues sabemos que todo puede pasar, otro ‘truco’ efectuado por Paul Thomas Anderson para desorientarnos y enredarnos en el celuloide son los efectos de sonido, con silencios y susurros rotos abruptamente por estruendosos pasajes que se incorporan dentro del relato. El guión es ecléctico, un tanto desestructurado, pero todo ello está enfocado al último objetivo de envolver al espectador dentro de esa vorágine fragmentaria tan irreal y al mismo tiempo tan inherente al ser humano. Es ante todo una película personalísima que muestra facetas del amor, la presión social, la extorsión (también cuenta con una subtrama de cine negro) y otros muchos temas, nimios en sí, pero que esconden tanto. Porque Embriago de amor contiene un guión sencillo en su descripción pero que encierra toda una amalgama de sensaciones, que no habla de nada y lo dice todo, que vuela entre ensoñaciones delirantes, pero que tiene a un director con los pies en la tierra (Premiado como mejor director en el festival de cannes con esta película). Pero ante todo, y he aquí donde cabe más discusión, es una película divertidísima, donde el humor absurdo brota a raudales, pero sólo para los amantes de este tipo de situaciones delirantes (he leído a críticos que aseguran no haber esbozado una sonrisa con esta película). Yo personalmente me desternillé con los diálogos absolutamente falaces y desquiciantes, absolutamente inverosímiles en cualquier otra película que no sea esta. Pero a fin de cuentas, Embriagado de Amor crea su propio universo, fuera de lugar y de lógica con esa recreación de la enfermiza sociedad norteamericana pero encerrada en los microcosmos de sus personajes, llenos de una sutil y suave hostilidad, unos dramas barnizados de desbocada alegría, un no se qué inexplicable, una obra maestra.

Nota: 10

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: