Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Los inútiles

Título: Los Inútiles

Dirección: Federico Fellini.

Interpretación: Franco Fabrizi, Franco Interlenghi, Alberto Sordi, Leopoldo Trieste.

Italia. 1953

 

 

 

 

 

-“Escucha, tenemos que casarnos. ¿Has visto a Fausto? Está tranquilo, colocado, feliz”.

-“Hablábamos siempre de irnos, pero sólo uno, una mañana, sin decirle nada a nadie, se marchó de verdad”.

 

Haraganes planos.

 

Es una historia más, un simple retrato de la vida de unos jóvenes de provincias, olvidados en un pueblo italiano, hastiados, ociosos y un tanto sinvergüenzas, una vida bien reflejada, pero que no profundiza, en la que no hay grandes acontecimientos, en la que los personajes quedan desdibujados por el tedio del ambiente que les rodea, en el que las traiciones se perdonan con demasiada facilidad para que todo siga adelante, para que la vida fluya en la misma línea incorruptible. Por desgracia, la película se contagia de esa linealidad, los puntos de inflexión son meros baches en el camino de una película con una historia plana, cuyo principio ya preludia el final, en un cine un tanto vacío. Y es que en esta cinta, Fellini no será el gran director que despuntará cintas  más tardes, y es sólo en la cosmogonía barroca que empieza a germinar en su mente la que atiza las brasas y enciente el celuloide con alguna pincelada de magia. Cuéntese en su haber, la imagen del ‘tonto’ con el ángel de madera, las escenas de carnaval (que posteriormente serán un clásico), el corte de mangas a los obreros (sólo una escena sin demasiada implicación política) y sobre todo, el final, sin duda lo mejor de la obra con un toque de poesía haciendo trávellings sobre las camas de los protagonistas mientras el silbido de un tren resuella. La buena música de Nino Rota es otro de los detalles que ponen un poco de azúcar a la película, pero en general esta historia tiene demasiado tinte costumbrista y poca raíz, y aunque la dirección es firme y apropiada, no hay mucho más que hacer con un guión así, que ni si quiera llega a emocionar realmente porque sus cinco haraganes no destacan en la interpretación.

 Nota: 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: