Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

La muerte tenía un precio

Título: La Muerte tenía un precio.

Dirección: Sergio Leone

Interpretación: Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Gian Maria Volonté, Luigi Pastilli.

Italia 1965.

 

 

 

 

 

 

-Nada, viejo, que no me salía la cuenta, pero ya está todo bien.

-Supe que era un cazarecompensas desde el primer momento, y el otro también.

 

Más atmósfera que cine

 

El hecho de que La muerte tenía un precio haya pasado a la historia del cine y sea venerado por muchos como una magnífica obra de ese engendro llamado Spaghetti-Western no se debe a sus características técnicas ni al guión que lo sostiene, se debe más que nada a la atmósfera que envuelve a esta obra: Coge un desierto en Almería, añádele a las cámaras un par de filtros amarillentos para intensificar la sensación de calor sofocante en el desierto, construye unos personajes de carácter chulescos y vacilones que no parecen tener miedo de nada y haz que tres buenos interpretes se hagan con ellos, si uno de ellos es una leyenda del cine del oeste, mejor que mejor. Ponlo todo en una coctelera que agite un director experimentado, sin necesidad de que sea brillante y sírvelo, eso sí, envuelto en una banda sonora con uno de los grandes genios en esto como es Ennio Morricone. El resultado será una película que pasará a la historia, con muchas virtudes, pero con demasiados defectos también. La muerte tenía un precio dibuja una caricatura del viejo oeste donde todos los personajes buenos, malos o incluso los intrascendentes parecen tener una aura de valentía y soberbia que sobrepasa lo humanamente aceptable para ser creíbles, el guión no deja de ser una concatenación de tópicos engarzados y salidas de tono propiciadas por los propios personajes que siempre actúan enaltecidos creyendo controlar en todo momento la situación hasta que los giros de guión demuestran lo contrario y aparece que es otro el que realmente tiene la sartén por el mango. No hay guión, no hay personajes, tan solo la historia de un reloj musical aporta algo sentimental al filme que además ni siquiera cuida aspectos de rácord elementales (personajes que caen muertos sin verter una gota de sangre en posturas forzadas donde dan varias vueltas antes de caer, sombreros agujereados que luego parecen nuevos, heridas que curan milagrosamente…) no ayudan a mejorar la calidad de la película. Aún así logra Leone reflejar la estética del western con sus pequeños giros a la italiana para reinventar el género, pero, y lo siento por los millones de admiradores de la cinta, no creo que haya que encumbrar una película que ni si quiera trata de pulir aspectos banales para hacerla más digna y creíble, en la que hay cierta pereza argumental y de realización y en la que todo es puro efectismo para llegar a lo que es hoy día.

 Nota: 4

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “La muerte tenía un precio

  1. el feo en dijo:

    anda que te has enterado de algo…

  2. Pingback: Erase una vez en América « Palomitas con choco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: