Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Primavera, verano, otoño, invierno y otra vez primavera

Título: Primavera, verano, otoño, invierno…y primavera

Dirección: Kim Ki-Duk

Interpretación: Oh- Young-Su, Kin Young-Min, Seo Jae-Kyung, Ha Yeo-Jin.

Corea del Sur. 2003

 

 

 

-“Te ha decepcionado el mundo exterior verdad?”

-“Si el pez, la rana o la serpiente están muertos, ese peso quedará en tu corazón el resto de tu vida”.

 

La delicadeza como género

Todo lo que se puede decir con el silencio se refleja en esta película. De apariencia extraordinariamente sencilla y con una complejidad y profundidad muy marcada en su análisis, esta joya del cine coreano es para empezar, una delicia desde el punto de vista fotográfico, ya sólo la localización es una maravilla que espoleada por la técnica y la pericia de este director consigue derretir los sentidos del espectador en cada uno de los planos. Los colores y el juego con las estaciones, la exaltación de la naturaleza y la soledad del hombre en este espacio alejado del mundanal ruido hacen ya, por sí solo, que la película gane muchos enteros con respecto al cine convencional. Si además, la historia que se comenta, con enormes elipsis temporales para reflejar la vida de un hombre desde su niñez hasta su vejez (primavera, niñez; verano;adolescencia; otoño,madurez, invierno,vejez), nos deja una historia de amor, un asesinato y algunas relaciones complicadas, en una película en la que aparentemente la dulzura y la estética predominan, eso ayuda a ensalzar este filme. Además de en su estética, el filme se reviste de un toque filosófico oriental, budista más concretamente (la reencarnación aparece en un papel destacado) y el misticismo y la espiritualidad del filme le dan un toque mágico. La vida en general es otro de los temas de la película, el amor, los celos, las tensiones, el ajetreo de la vida moderna, la religión, todos forman en pinceladas el universo que kim ki-duk dibuja aquí con maestría. Grandes trávelling, picados y contrapicados, elipsis, secuencias entrecortadas, y dobles panorámicas a través de las puertas convierten también esta película en un gran artificio técnico que redunda en la complicidad con el espectador, con la capacidad para emocionar, hacer reír y llorar, despertar sentimientos encontrados, revelar preguntas más allá de la propia película y conversar interiormente con el espectador, un diálogo entre la película y el visualizador que apela a los sentidos más primarios del hombre.

Es de una belleza descomunal y arrebatadora y sobretodo está cincelada con virtuosismo llevada a cabo con una delicadeza extrema, todo parece de cuento, aunque lo que narre sea en realidad un drama bestial pero todo se difumina tanto en el entorno que asusta por su sencillez.

Nota: 7

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: