Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

Lunas de hiel

Título: Lunas de Hiel

Dirección: Roman Polansky

Interpretación: Peter Coyote, Kristine Scott Thomas, Emmanuelle Seigner, Hugh Grant.

Francia.1992

 

 

 

 

 

-“La infidelidad me había parecido siempre el aspecto más excitante de cualquier relación, entonces ¿Porqué no me puse cachondo con aquella escena?”.

-“Entonces supe con una certeza súbita y cegadora, que había encontrado lo que buscaba”.

-“Apretaba mis labios contra su boca como quien apagaba una colilla en un cenicero”.

-“No has hecho nada, existes, eso es todo”.

 

 

Perversiones quirúrgicas.

 

La película duele en su guión retorcido,  alcanzando cuotas maquiavélicas en su voracidad de sexo, humillaciones, perversidad… un maremagno de retrúcanos guionísticos que no dejan inmune a nadie. Refleja Polansky lo más ácido de su oscuro universo, a ratos encandila, a ratos repugna, pero sobre todo te hace seguir hasta el final, no puedes desengancharte de la historia, demasiado aberrante, por otro lado, para parecer real. Honestidad brutal, sexo sin cortapisas, fantasías, las  de todos, es cruda, extrema y muestra a personajes en una constante evolución que te hace pegarte a la pantalla porque nada termina siendo lo que pudiera parecer en un primer momento. El guión es quirúrgico, desmenuza las relaciones humanas con una frialdad de forense en una autopsia, muestra en carne viva el odio, la pasión, el amor, la venganza…  y todo se tatúa en el alma. El personaje del escritor fracasado paralítico permite además un buen puñado de frases geniales sin salirse de tono y con coherencia interna. Tiene además la película un ritmo y un montaje estupendo que hace olvidarse de lo largo del metraje. Este cocktail de pasiones, muy válido para quién no tenga problemas de moralidad, tiene dos problemas fundamentales, por un lado, la sensación de no terminar de creerte del todo el tema de la película, demasiado cruda, demasiado extrema y cuesta meterse en ese mundo de depravación y odio, donde toda humanidad parece perdida. El otro problema es uno típico de este director, el no saber rematar las películas, el de utilizar demasiados circunloquios para poner el fin lo que resulta algo pesado hacia el final pese a la destreza con la que utiliza cada uno de esos finales que n terminan de serlo.

Nota: 7

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: