Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El declive del imperio americano

Título: El declive del imperio americano.

Dirección: Denys Arcand

Interpretación: Dominique Michel, Dorotheé Berryman, Louise Portal, Genevieve Rioux, Pierre Curzi, Remy Girard.

Canadá. 1986

 

 

 

 

-“La mentira es la base de la vida amorosa y el cimiento de la vida social”.

-“yo, por principios, nunca mezclo la vida conyugal con la vida sexual”.

-“Lo que estamos viviendo es un proceso general de erosión de toda la existencia”.

-“Yo recelo de la condescendencia de los hombres que me han hecho gozar”

 

 

Sexo hablado.

 

De diálogos audaces, con frases lapidarias y lenguas que desglosan las relaciones sexuales y humanas con precisión quirúrgica, es todo lo que tiene… diálogo, diálogo, diálogo y más hablar en dos grupos, uno de mujeres y otro de hombres que entre ambos van desmenuzando con sus experiencias personales todos los tipos de sexualidades existentes, en las que no falta, las relaciones de poder, las homosexuales, las pasajeras, las de amor verdadero, las de simple deseo, y por su puesto las infidelidades, todas ellas desgranadas en bocas de sus protagonistas. La lengua sin embargo, la utilizan más para hablar que para actuar, y si ya es difícil aguantar hora y media de cháchara, cuando esta se hace en tono intelectual y semi-filosófico, analizando una penetración con sus orígenes freudianos, puede ser lacerante.  Y no le voy a negar sin embargo que hay reflexiones o frases que de repente te hacen sobresaltar del letargo, que te dejan dubitativo, que te hacen saltar del sueño, incluso un par de situaciones que resultan chocantes y enigmáticas, pero son la menos en una película con demasiada carga intelectual, casi como un manual de sexología abierto al público. No hay guión, el film parece hecho para exponer las ideas del director o guionista, ni siquiera hay personajes, sólo hombres y mujeres, o términos más estrictos solo pollas o coños porque es a lo que reduce Arcand a todo ser viviente, en una película en la que parece querer estar por encima del bien y del mal, a golpe de guión pero con casi nada de cine. Y a veces las frases resultan demasiado petulantes. Se salvan como escenas el momento en el que una de las mujeres confiesa como si tal cosa que se había acostado con dos de los presentes (uno de ellos casado con una de sus amigas) y el momento de la masturbación en la sala de masajes y técnicamente sólo destacan un par de planos en un paseo por el campo, por lo demás solo sexo hablado.

 Nota: 4

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: