Palomitas con choco

Críticas de cine, desde Huelva

El círculo perfecto

Título: El círculo perfecto

Director: Ademir Kenovic

Interpretación: Almedin Leleta, Mustafa Nadarevic, Almir Podgorica, Josip Pejakovic

Bosnia. 1997

 

 

 

 

-“Con los francotiradores no puedes ser el tercero. Ven al primero, apuntan al segundo y matan al tercero”.

-“No hay nada en los sueños que de tanto miedo como lo que estamos pasando”.

-“Ya no entra nadie más, el cementerio está lleno”.

Sarajevo, zona cero.

Qué mejor para retratar los escenarios bélicos en una película, que la propia guerra. De El círculo perfecta hay dos cosas que destacan sobremanera, en primer lugar la capacidad que tiene la historia para imprimir ternura en el espectador en un escenario de caos, bombardeos, fuego, terror y miedo, y en segundo lugar la propia escenografía, las calles naturales de Sarajevo que imprimen, por desgracia, una fotografía maravillosa para rodar, chatarras de coches desperdigadas, tranvías oxidados, casas prácticamente sin paredes, trincheras, barreras… ni todo el dinero de Hollywood hubiera conseguido retratar con tal fidelidad la destrucción de un conflicto bélico, como coger las propias calles de Sarajevo recién mancilladas.

La magia la consigue la buena elección de personajes que componen esta fábula, de un lado un poeta que tiene que sobrevivir a la guerra, dos niños abandonados, uno de ellos sordomudo, y un perro con las patas traseras destrozadas que tiene que andar en un carrito, una de las imágenes más fuertes y potentes de la película. Esta disparidad de personajes, unidos por los azares desgraciados de la guerra es lo que le da un carácter especial a la película y los momentos que estos desconocidos viven juntos protegiéndose mutuamente son impresionantes y hermosos.

Técnicamente es sencillísima, sin ningún ‘estruendo’ que pueda dinamitar la candidez de la obra con la que se desarrolla extrañamente pese a las continuas explosiones. Pese a esto el sonido también tiene un papel importante especialmente para resaltar las emociones del niño sordomudo.

El final, tristísimo y emotivo, casi diez minutos sin apenas diálogo y de una suavidad inmensa, deja un gran final de boca.

 Nota: 7

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: